miércoles, 30 de abril de 2014

Creación


Un Poema de José Portagolo*


El Tema del Alba en el Trabajo

    
     Entramos  en el alba como un Canto, alegres.
             Ya no hay padecimientos, ni rencores, ni luchas,
             porque aquí, frente al cielo, que es musgo en las palabras,
             la vida no es invierno, ni es angustia.

             Ni soledad blindada, ni desmayada sombra;
             es sangre que calienta las manos y los labios
             para impulsar los ímpetus que en espiral ascienden
             con la voz de los pájaros; ¡con la voz de los pájaros!

             Ante esta certidumbre de ternura que acendra
     todo el cielo y el alba de este júbilo nuevo,
     se amparan nuestras noches con su tropel de sombras
     cuanto más fatigadas, más torvas en el sueño.
     -Sueño con ceguedad y con torpeza
     de incertidumbre en sórdidos refugios;
     vago como esos gritos trashumantes
     que utiliza el vórtice del mundo.

     E iremos cuesta arriba, más alto, ¡tanto! Como
     transponer esa nube que mansamente mira
     y quieta nos espera para el bautismo alegre
     del éxodo en milagros de rubios mediodías.

     La vida no es invierno, ni es angustia,
     ni tremendal oculto, ni turbiedad de lágrimas;
     si abajo gira el vértigo y la inmisericordia,
     arriba reverberan nuestras manos y el alba
     limpia, como el perdón del agua entre las rocas,
     -¡porque el perdón del cielo no es más que gota de agua
     revelando el prestigio de la efusión jugosa!

     Hermanos míos: todos los rencores se amuran;
     prevalece tan sólo, reflorecida en cantos,
     como una intransitada demora, la ternura.

     ¡Que ella agriete la noche del vértigo de abajo!



*Nació en Italia en 1904. Desde 1908 vivió en Argentina hasta su muerte en 1973. Libros: Tregua (1933); Tumulto (1935); Centinela de Sangre (1937); Canción Para el Día Sin Miedo (1939); Destino del Canto (1942); Mundo del Acordeón (1949).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA