jueves, 17 de enero de 2013

Comentario de Libros



Comentario de Libros


Víctor Mazzi Trujillo o la Poesía de Clase, Jesús Cabel-Víctor Mazzi Huaycucho, Editorial San Marcos, Lima, 2012, 93 pp.

Este es un libro homenaje al poeta Víctor Mazzi Trujillo, que reúne una presentación firmada por Jesús Cabel y Víctor Mazzi Huaycucho; un artículo de Alejandro Romualdo sobre el poeta homenajeado (publicado en el número 94 de la revista Cultura Peruana, abril de 1956); un ensayo de Julio Carmona, Víctor Mazzi Trujillo: Creador, Defensor y Difusor de la Poesía proletaria (anteriormente publicado en este blog); y dos testimonios: uno de Artidoro Velapatiño, Víctor Mazzi y el Grupo Intelectual Primero de Mayo (de próxima publicación en este mismo blog); y otro de Segundo Cancino, Entre Nosotros Escribe su Poesía.

        Pero además, el libro trae una “antología mínima” de la poesía de Víctor Mazzi Trujillo, una bibliografía de y sobre su producción literaria y una reseña de las publicaciones del Grupo Intelectual Primero de Mayo.    

        Juiciosamente compuesto y pulcramente editado, el libro proporciona una idea cabal de la índole de la poesía de Víctor Mazzi, de su personalidad, de su lugar en la literatura proletaria peruana, de su obra como difusor y organizador de la literatura proletaria.

        Alejandro Romualdo anotó en su mencionado artículo: “Víctor Mazzi es, para la historia de la poesía peruana, el primer auténtico poeta proletario” (p.11). Lo de “auténtico poeta proletario” hay que entenderlo como una alusión al hecho de que Mazzi tenía una extracción obrera, y, al mismo tiempo, había asumido el marxismo como posición ideológica y política. Entonces, si bien César Vallejo es el fundador de la poesía proletaria en el Perú, Víctor Mazzi es uno de sus continuadores, pero con la nota singular de que salió de las entrañas de la clase obrera.

        En su ensayo, Julio Carmona señala: “… Mazzi le asigna a la poesía un carácter de trabajo, como forma de la producción de la que habla el marxismo. Mazzi, pues, no acepta que se reduzca a la poesía a un simple divertimento  de <<especialistas>>, <<poetisos>> o <<eruditos>>” (p.14). En efecto, la poesía de Mazzi aparece como la producción –la creación– de un trabajador que quiere expresar su digna condición de tal. Asimismo, Julio Carmona valora la labor de defensor y difusor de la literatura proletaria cumplida por Víctor Mazzi a lo largo de su vida, y muy especialmente desde la fundación del Grupo Intelectual Primero de Mayo.

Por su parte, Artidoro Velapatiño testimonia la forma en que, sin aspavientos, Víctor Mazzi cumplía el papel de maestro entre los jóvenes escritores que se le acercaban, y, al mismo tiempo, ejercía, sin aspavientos también, el liderazgo en el Grupo Intelectual Primero de Mayo. Su casa era casi casi el local del Grupo, pero también un acogedor espacio para amigos y compañeros. Velapatiño confiesa, al final de su extenso testimonio: “He preferido hacer este testimonio sobre Víctor Mazzi Trujillo, de lo que significó para mí como persona, del entrañable e inolvidable amigo y maestro, y así, también, de los recuerdos del Grupo Intelectual Primero de Mayo…” (p.39).

En su testimonio, Segundo Cancino deja esta constancia reveladora: “Conversador atento, inagotable, comprometido, lúcidamente convencido del poder de la palabra y del ruiseñor de Keats, hoy como ayer, <<con debida compostura>>, aún me dice: <<hola / qué tal /seguimos con los versos>>” (p.41).

        Jesús Cabel y Víctor Mazzi Huaycucho señalan en sus Palabras Previas: “La presencia de Víctor Mazzi Trujillo en la literatura peruana marca la insurgencia de una voz que emerge desde lo popular, y sigue un derrotero cultural muy propio y original de la clase obrera, cuyas contribuciones estéticas ya se conocían desde finales del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX. En su Poesía proletaria del Perú planteó una secuencia evolutiva del acto creador de la poesía, desde una perspectiva comprometida con los ideales de la clase obrera, arte poética de la cual proviene y se dirige a ella misma” (p.7). A estas justísimos conceptos, no es necesario agregar más.

        De los poemas que integran el libro, leamos el siguiente:


Nana Para el Nene de la Sonaja Roja

                                                   (A dos voces de padre y madre)


Dormid, retoño de mis días,
en lo hondo de tu almohada.
-Duerme, mi nene, duerme
quizá esta noche hay redada.

Dormid, hijo de mi aliento,
que nos rondan seres raros.
-Duerme, mi nene, duerme,
aun resuenen botas y disparos.

Dormid, pequeño proletario,
junto a tu madre adorada.
-Duerme, mi nene, duerme,
que no dormirá tu camarada.

Dormid, gajo de mi sangre,
mientras con vosotros viva.
-Duerme, mi nene, duerme,
con tu sonaja roja, subversiva.

Dormid, futuro socialista,
sin que te despierte nada.
-Duerme, mi nene, duerme,
que ha de llegar la alborada.

En general, el lector encontrará en las páginas del libro que hemos comentado, las más pertinentes reflexiones sobre la poesía y la personalidad de un poeta que es un momento singular en la historia de la poesía proletaria en el Perú. Por eso este libro es de lectura obligada.

E.I.
          

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA