jueves, 1 de octubre de 2015

CREACIÓN


Un Poema de Pablo Neruda

Testamento
                              

                         Dejo a los sindicatos
                        del cobre, del carbón y del salitre
                        mi casa junto al mar de Isla Negra.
                        Quiero que allí reposen los maltratados hijos
                        de mi patria, saqueada por hachas y  traidores,
                        desbaratada en su sagrada sangre,
                        consumida en volcánicos harapos.

                        Quiero que al limpio amor que recorriera
                        mi dominio, descansen los cansados,
                        se sienten a mi mesa los oscuros,
                        duerman sobre mi cama los heridos.

                        Hermano, ésta es mi casa, entra en el mundo
                        de flor marina y piedra constelada
                        que levanté luchando en mi pobreza.
                        Aquí nació el sonido en mi ventana
                        como en una creciente caracola
                        y luego estableció sus actitudes
                        en mi desordenada geología

                        Tú vienes de abrasados corredores,
                        de túneles mordidos por el odio,
                        por el salto sulfúrico del viento:
                        aquí tienes la paz que te destino,
                        agua y espacio de mi oceanía.

 

  

Un Poema de Manuel Castilla*

Lavadero

 

                                 Mineros amarillos,
                                 silenciosas mineras,
                                 no le lavéis el óxido
                                 agresivo a la piedra,
                                 que aunque el agua lo lleve
                                 en vuestros ojos queda.

                                 Candelaria Mamani
                                 silenciosa como era,
                                 se quedó una mañana
                                 dura sobre la tierra.
                                 Como una flor quebrada
                                 la flor de su pollera.

                                 Eleuterio Calquiri
                                 minero, no coquea.
                                 Le fue robando el rostro
                                 el agua amarillenta.
                                 La mina lo miraba
                                 por sus bocas abiertas.

Mineros amarillos
                                  silenciosas mineras,
                                  dejad que el quimbalete
                                  su propia sombra muela
                                  hasta que golpe a golpe
                                  de roca se haga arena

Mineros amarillos
                                  -entristecida greda–
                                  de vuestras manos duras
                                  que en el agua se trenzan,
                                  un arcángel de estaño
                                  sube al cielo de piedra.

  
*Nació en Salta, Argentina. Obras: Agua de Lluvia; Luna Muerte; La Niebla y el Árbol; Copajira; Cantos del Gozante. (Nota de la Redacción).                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA