domingo, 1 de marzo de 2015

Economía


Pluspetrol y la Penetración Capitalista en la Selva

César Risso

Aunque el gobierno no reconoce la contaminación del medio ambiente, se ha hecho hábito pagar por los impactos. Es decir, el impacto ambiental se vuelve una transacción comercial; y aunque le llaman bienes no mercadeables, le ponen precio, con lo cual transforman al medio ambiente en mercancía. Vale decir, a pesar de las graves consecuencias provocadas al medio ambiente, se paga por el derecho a contaminar. Esto es, los derechos se consiguen con dinero. No podía ser de otra forma en la sociedad capitalista.

Sin embargo, el dinero es también una mercancía, que tiene, entre otros, como valor de uso, el ser medio general de intercambio. Esta mercancía no puede permitir recuperar el daño provocado a la naturaleza y a sus pobladores; no tiene el poder mágico que le atribuyen la burguesía y sus apologistas.

Pero, además de evaluar el impacto que se produce al medio ambiente, tanto en el aspecto físico, biológico como social, se presentan casos que llaman accidentes, que son consecuencia, bien de la negativa a usar la tecnología adecuada para evitarlos, bien por negligencia de la misma empresa. En ambos casos, se debe a que con la finalidad de aumentar las ganancias, buscan por todos los medios disminuir los costos.

Así, se tiene que se impacta de manera calculada el medio ambiente, lo cual se valoriza en el EIA (Estudio de Impacto Ambiental), y se impacta “accidentalmente”, lo cual implica una multa y la remediación del daño.

En ambos casos, los pobladores de la zona son directamente afectados, tanto en los recursos que usan para satisfacer sus necesidades, como en sus formas de vida.

Veamos cómo describe José Fachín, líder Quechua, lo que han venido sufriendo como consecuencia de la actividad petrolera, no sin antes referir que “perdió siete hermanos por la contaminación. Fue torturado en las instalaciones de la empresa y encarcelado por la Policía Nacional en 2008. En 2009 fue liberado. Desde 2011 estudia derecho.” (MEMORIAL PARA EL TRIBUNAL ÉTICO POR LOS DERECHOS DE LA NATURALEZA. http://therightsofnature.org/wp-content/uploads/2014.12.4-cuencas.Memorial.final_.pdf).

“Hablamos de más de 43 años de actividad petrolera en nuestros territorios, los mismo[s] que abarcan las cuencas de los ríos Pastaza, Tigre, Corrientes y Marañón, ubicados en el extremo noroeste del Perú, en la región amazónica de Loreto, la más grande del país.”

“El asentamiento de la actividad petrolera en nuestras cuencas causó desde inicios de los años 70 grandes impactos para el entorno, tanto en el lote 1AB como en el lote 8.”

“Para el lote 1AB la actividad más impactante para el medio ambiente (con impactos en la salud de los seres vivos) ha sido sin duda el vertido de millones de barriles de aguas de formación directamente a los ríos. Estas aguas contienen crudo y metales pesados, y son vertidas a altas temperaturas que afectan la vida acuática. La Universidad Autónoma de Barcelona calcula que el crudo derramado conjuntamente con las aguas de formación en los lotes 1AB y 8 sumaría unos 2,637,000 barriles, es decir unas 369,000 toneladas. Es decir un derrame mayor a todos los derrames provocados por tankers (barcos petroleros): el mayor derrame de un tanker fue en 1979 (atlantic empress), de 287,000 toneladas y el crudo derramado en los lotes 1AB y 8 es 10 veces el derrame del Exxon Valdez (37,000 toneladas). Estamos hablando de una destrucción y genocidio lento, silencioso, inmenso en nuestra Amazonía.”

“En el caso del lote 8, alrededor de la Batería 3, lo más impactante para el medio ambiente ha sido y es el mal estado del oleoducto Norperuano. Debido a esto, múltiples derrames se han producido en los años 2000, 2010, 2013 y 2014. El ultimo derrame registrado (Noviembre 2014) es a la altura de la Comunidad de San Pedro en el rio Marañón, y se registra crudo por más de 3 kilómetros y con 1.5 metros de profundidad.”

Estas son solo algunos de los efectos de la labor de Pluspetrol en la Selva.

El Plan de Manejo Ambiental en el proyecto es de US$ 1.04 millones. Si consideramos un tipo de cambio de S/ 3,00, tenemos un monto de S/ 3 120 000. Las multas que se le han impuesto a Pluspetrol por los “accidentes”, son de alrededor de S/ 40 000 000. Esto quiere decir que, comparando ambas cifras, el daño provocado al medio ambiente, fuera de la valoración del daño por la actividad normal de la empresa, equivale a la implementación de cerca de 13 proyectos, o es como si se hubiesen implementado trece proyectos en el mismo lugar. Con el agravante de que la empresa no ha pagado las multas, y mas bien las han judicializado, haciendo mucho mayor el daño. Además de considerar el cálculo de las multas por parte de los organismos de gobierno, evidentemente a favor de la empresa.

Pluspetrol obtiene beneficios de la actividad capitalista de explotación del petróleo, a través del salario que paga a sus trabajadores, los cuales le rinden plusvalía (trabajo no remunerado). Esto es propio de toda empresa capitalista. A esto se añade todo lo que se ahorran en costos, al no proteger el medio ambiente, y al no restaurarlo, dejando un velo de destrucción en las comunidades nativas.

Los teóricos de la burguesía hablan del desarrollo sostenible, probablemente por temor a no encontrar en el futuro nada que explotar por el daño provocado al medio ambiente; o como medio para hacer del cuidado del medio ambiente otra fuente de ganancia.

El desarrollo sostenible es un término que designa la situación en la cual la explotación capitalista no debe agotar los recursos, puesto que estos pertenecen a la especie humana en su conjunto, y en consecuencia, las futuras generaciones tienen derecho a disfrutar de ellos. Aunque de lo que se trata es de que la burguesía tenga siempre algo en lo cual pueda aplicar la fuerza de trabajo bajo la forma asalariada para obtener plusvalía. Sin un medio material no puede haber tampoco explotación del trabajador, pues no habría a dónde aplicar la fuerza de trabajo para apropiarse de parte de su resultado.

Curiosamente, en los Estudios de Impacto Ambiental, plantean los llamados impactos positivos a nivel social, como el aumento de los ingresos de los nativos. Es decir, consideran que para los nativos es positivo recibir ingresos por trabajar para estas empresas. Esto es evidentemente positivo para las empresas que explotan mano de obra barata. Pero resulta que los nativos tienen una forma de producción conocida como economía mercantil simple. Que valoran no el dinero, sino los bienes como valores de uso.

Introduciendo el dinero, y las mercancías, entre los nativos, van minando poco a poco sus formas de vida, y socavando las bases de la economía colectivista en que se sustentan. Con esto sientan las bases de una organización capitalista de la producción en estas zonas; pero adherida al capitalismo imperialista, sometidos a la lógica de la ganancia; y alejándolos así, de un futuro socialista, que en su actual condición de nativos que viven en comunidades, con la propiedad común de la tierra, es más próxima a su forma de vida.

El Capitalismo Senil y el Nuevo Caos Mundial

(Sexta Parte)


Samir Amin

El G-7 fue constituido con la finalidad de coordinar esta forma de gestión del sistema mundial por parte de las principales potencias capitalistas. Se sabe que su éxito en el terreno de la estabilización de los cambios ha sido muy limitado. Gerente de la crisis, el G-7 es un “ejecutivo mundial que no tiene ningún proyecto de conjunto para el mundo", como escribió Gustave Massiah. (10). En 1976 se conformó con fijar los principios del ajuste unilateral de la periferia; en 1980, con organizar el reciclado de los petrodólares a favor de la esfera financiera especulativa y, luego, con alentar la baja de los precios de las materias primas (la principal razón de la gue­rra del Golfo); en 1982, con organizar el reescalonamiento de la deuda (pero no se preocupó por crear las condiciones para resolver ese problema); en 1992, con incluir a Rusia y a los países del Este en las estrategias de ajuste unilateral, y hoy, con administrar la crisis yugoslava y la del "terrorismo".

De modo tal que ninguna de las variantes del escenario de "la gran recuperación" ofrece la menor oportunidad de algún desarrollo digno de ese nombre, ni siquiera para los pue­blos de los centros desarrollados y, a fortiori, para los de las periferias, aun cuando se trate de los de primera línea.

Por lo tanto, no faltarán los aguafiestas que perturben el despliegue del plan en sus diversas variantes. Pienso, entre otras posibilidades, en un recrudecimiento de las conse­cuentes luchas de clases ya visibles (diciembre de 1995 en Francia, enero de 1997 en Corea...). Si el movimiento se extiende, puede preparar las condiciones para que surja una alternativa progresista que examinaremos después. Pero pienso, asimismo, en las clases dirigentes de ciertos países que también pueden actuar a fin de desviar el modelo en un sentido que les sea más favorable y ampliar así su margen de autonomía. Tengo presente en este momento el caso de China, sobre todo si la solidaridad social que le da un marcado carácter nacional a su proyecto se viera reforzada por la in­tervención de fuerzas populares dejadas de lado; pero también pienso en Corea, en la India, en Brasil y hasta, en un futuro, en Rusia.

2. Uno podría imaginar que, en el caos en el que se en­cuentra instalado el mundo, la principal contradicción que puede darse en el presente es la que opone a dos centros en violenta competencia: los Estados Unidos y Europa. En ese marco, los Estados Unidos y el Japón consolidarían su alianza estratégica (pues el segundo no tendría otra opción) arras­trando consigo las dos semiperiferias de Asia (China, en particular) y de América latina, en tanto que Europa integraría en su área de dominación la nueva periferia rusa. (11).

Este es un escenario que me parece poco probable, ante todo porque supone que Europa existe como fuerza política unificada, que no es el caso, ni lo será al menos en un futuro visible. Por lo tanto, me parece que lo más probable es que sobreviva la hegemonía norteamericana -a pesar de sus debilidades- ostentando la dominación colectiva de la tríada sobre el resto del mundo. La segunda razón por la cual me parece difícil que aquel escenario prospere es porque implica que China consienta situarse bajo el ala del bloque Estados Unidos-Japón. Y esto me parece altamente dudoso; mi hipótesis sería que China tendería, antes bien, a arreglárselas sola explotando el conflicto entre los Estados Unidos y Euro­pa, en caso de que éste se agudizara. Y lo mismo cabe decir de la India y de Rusia (si ésta consigue superar su crisis).

Este "gran" proyecto, en todo caso, ya ha sido formulado en el ámbito de las regionalizaciones neoimperialistas (según el principio de sharing the burden) que articulan, detrás de cada una de las potencias constitutivas de la tríada, espacios geoestratégicos del Sur: Estados Unidos-Canadá-América Latina, iniciada con la integración de México a través del ALEÑA, Estados Unidos-Israel-países petroleros del golfo y Mashrek árabe, Unión Europea-Magreb-África subsaha- riana, Unión Europea (o Alemania)-Europa del Este, alter­nativamente Alemania-Estados Unidos-Europa del Este-ex URSS, Japón-ASEAN o Japón-Estados Unidos-Asia/Pa­cífico.

Este proyecto neoimperialista es perfectamente compa­tible con la aparición de una quincena de polos regionales y subregionales beneficiarios de "privilegios" dentro de su re­gión, pero que sin embargo continúan siendo relevos fieles de la mundialización "abierta". Los casos más evidentes son los de Alemania y el Japón, brillantes segundos de los Estados Unidos en este plan. Pero también Brasil, Turquía (y/o Irán) en Asia occidental central, Corea en Asia del Este, asistidos por potencias regionales de segunda línea (Egipto, Nigeria, Sudáfrica, Pakistán, Malasia). Como, por otra parte, también es perfectamente posible la "sublevación" de algunos de estos polos subregionales, que pueden decidir ampliar el espacio de su autonomía en conflicto con la mundialización -hege­monía norteamericana-. Pensemos, por ejemplo, en Brasil y en la iniciativa del Mercosur, suponiendo que ésta tome más distancia de los dogmas liberales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA