domingo, 1 de febrero de 2015

Internacionales

En Carta a Una Federación Universitaria Fidel Castro Afirma que no Confía en la Política de Estados Unidos


Queridos compañeros:

Desde el año 2006, por cuestiones de salud incompatibles con el tiempo y el esfuerzo necesario para cumplir un deber —que me impuse a mí mismo cuando ingresé en esta Universidad el 4 de septiembre de 1945, hace 70 años—, renuncié a mis cargos.

No era hijo de obrero, ni carente de recursos materiales y sociales para una existencia relativamente cómoda; puedo decir que escapé milagrosamente de la riqueza. Muchos años después, el norteamericano más rico y sin duda muy capaz, con casi 100 mil millones de dólares, declaró ―según publicó una agencia de noticias el pasado jueves 22 de enero—, que el sistema de producción y distribución privilegiada de las riquezas convertiría de generación en generación a los pobres en ricos.

Desde los tiempos de la antigua Grecia, durante casi 3 mil años, los griegos, sin ir más lejos, fueron brillantes en casi todas las actividades: física, matemática, filosofía, arquitectura, arte, ciencia, política, astronomía y otras ramas del conocimiento humano. Grecia, sin embargo, era un territorio de esclavos que realizaban los más duros trabajos en campos y ciudades, mientras una oligarquía se dedicaba a escribir y filosofar. La primera utopía fue escrita precisamente por ellos.

Observen bien las realidades de este conocido, globalizado y muy mal repartido planeta Tierra, donde se conoce cada recurso vital depositado en virtud de factores históricos: algunos con mucho menos de los que necesitan; otros, con tantos que no hallan qué hacer con ellos. En medio ahora de grandes amenazas y peligros de guerras reina el caos en la distribución de los recursos financieros y en el reparto de la producción social. La población del mundo ha crecido, entre los años 1800 y 2015, de mil millones a siete mil millones de habitantes. ¿Podrán resolverse de esta forma el incremento de la población en los próximos 100 años y las necesidades de alimento, salud, agua y vivienda que tendrá la población mundial cualquiera que fuesen los avances de la ciencia?

Bien, pero dejando a un lado estos enigmáticos problemas, admira pensar que la Universidad de La Habana, en los días en que yo ingresé a esta querida y prestigiosa institución, hace casi tres cuartos de siglo, era la única que había en Cuba.

Por cierto, compañeros estudiantes y profesores, debemos recordar que no se trata de una, sino que contamos hoy con más de cincuenta centros de Educación Superior repartidos en todo el país.

Cuando me invitaron ustedes a participar en el lanzamiento de la jornada por el 70 aniversario de mi ingreso a la Universidad, lo que supe sorpresivamente, y en días muy atareados por diversos temas en los que tal vez pueda ser todavía relativamente útil, decidí descansar dedicándole algunas horas al recuerdo de aquellos años.

Me abruma descubrir que han pasado 70 años. En realidad, compañeros y compañeras, si matriculara de nuevo a esa edad como algunos me preguntan, le respondería sin vacilar que sería en una carrera científica. Al graduarme, diría como Guayasamín: déjenme una lucecita encendida.

En aquellos años, influido ya por Marx, logré comprender más y mejor el extraño y complejo mundo en que a todos nos ha correspondido vivir. Pude prescindir de las ilusiones burguesas, cuyos tentáculos lograron enredar a muchos estudiantes cuando menos experiencia y más ardor poseían. El tema sería largo e interminable.

Otro genio de la acción revolucionaria, fundador del Partido Comunista, fue Lenin. Por eso no vacilé un segundo cuando en el juicio del Moncada, donde me permitieron asistir, aunque una sola vez, declaré ante jueces y decenas de altos oficiales batistianos que éramos lectores de Lenin.

De Mao Zedong no hablamos porque todavía no había concluido la Revolución Socialista en China, inspirada en idénticos propósitos.

Advierto, sin embargo, que las ideas revolucionarias han de estar siempre en guardia a medida que la humanidad multiplique sus conocimientos.

La naturaleza nos enseña que pueden haber transcurrido decenas de miles de millones de años luz y la vida en cualquiera de sus manifestaciones está siempre sujeta a las más increíbles combinaciones de materia y radiaciones.

El saludo personal de los Presidentes de Cuba y Estados Unidos se produjo en el funeral de Nelson Mandela, insigne y ejemplar combatiente contra el Apartheid, quien tenía amistad con Obama.

Baste señalar que ya en esa fecha, habían transcurrido varios años desde que las tropas cubanas derrotaran de forma aplastante al ejército racista de Sudáfrica, dirigido por una burguesía rica y con enormes recursos económicos. Es la historia de una contienda que está por escribirse. Sudáfrica, el gobierno con más recursos financieros de ese continente, poseía armas nucleares suministradas por el Estado racista de Israel, en virtud de un acuerdo entre este y el presidente Ronald Reagan, quien lo autorizó a entregar los dispositivos para el uso de tales armas con las cuales golpear a las fuerzas cubanas y angolanas que defendían a la República Popular de Angola contra la ocupación de ese país por los racistas. De ese modo se excluía toda negociación de paz mientras Angola era atacada por las fuerzas del Apartheid con el ejército más entrenado y equipado del continente africano.

En tal situación no había posibilidad alguna de una solución pacífica. Los incesantes esfuerzos por liquidar a la República Popular de Angola para desangrarla sistemáticamente con el poder de aquel bien entrenado y equipado ejército, fue lo que determinó la decisión cubana de asestar un golpe contundente contra los racistas en Cuito Cuanavale, antigua base de la OTAN, que Sudáfrica trataba de ocupar a toda costa.

Aquel prepotente país fue obligado a negociar un acuerdo de paz que puso fin a la ocupación militar de Angola y el fin del Apartheid en África.

El continente africano quedó libre de armas nucleares. Cuba tuvo que enfrentar, por segunda vez, el riesgo de un ataque nuclear.

Las tropas internacionalistas cubanas se retiraron con honor de África. Sobrevino entonces el Periodo Especial en tiempo de paz, que ha durado ya más de 20 años sin levantar bandera blanca, algo que no hicimos ni haremos jamás.

Muchos amigos de Cuba conocen la ejemplar conducta de nuestro pueblo, y a ellos les explico mi posición esencial en breves palabras.

No confío en la política de Estados Unidos ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos o peligros de guerra. Defender la paz es un deber de todos. Cualquier solución pacífica y negociada a los problemas entre Estados Unidos y los pueblos o cualquier pueblo de América Latina, que no implique la fuerza o el empleo de la fuerza, deberá ser tratada de acuerdo a los principios y normas internacionales. Defenderemos siempre la cooperación y la amistad con todos los pueblos del mundo y entre ellos los de nuestros adversarios políticos. Es lo que estamos reclamando para todos.

El Presidente de Cuba ha dado los pasos pertinentes de acuerdo a sus prerrogativas y las facultades que le conceden la Asamblea Nacional y el Partido Comunista de Cuba.

Los graves peligros que amenazan hoy a la humanidad tendrían que ceder paso a normas que fuesen compatibles con la dignidad humana. De tales derechos no está excluido ningún país.

Con este espíritu he luchado y continuaré luchando hasta el último aliento.

Fidel Castro Ruz

Fuente: Cubadebate



Nota:

El artículo que sigue es una expresión concreta de que, allí donde los procesos reformistas llevan alrededor de una década o más, comienza a configurarse una lucha teórica en su seno.

El apoyo a los procesos que han alcanzado conquistas democráticas, no nos inhibe de la crítica a sus limitaciones (convivencia con la gran burguesía intermediaria del imperialismo, respeto supersticioso a la democracia burguesa, ilusión de un tránsito pacífico al socialismo, etc). No somos partidarios del apoyo incondicional, sin crítica, sin independencia de criterio, a los aludidos procesos. Por eso decimos que la crítica nos inhibe del apoyo, ni el apoyo nos inhibe de la crítica.

Desde luego, la lucha teórica en el seno de los pueblos con gobiernos reformistas, es eso precisamente: una lucha teórica.

No compartimos todos y cada uno de los juicios contenidos en el artículo, y decididamente nos sentimos ajenos a lo que el autor denomina “Socialismo Revolucionario y libertario”, pero la publicación obedece a la certeza de que empieza a estar en juego el porvenir de la lucha popular en aquellos países con procesos reformistas, y a la convicción de que, por lo tanto, empieza a ser cada vez más necesario el más amplio debate sobre tan importante y decisiva cuestión.

En el seno de los pueblos protagonistas de los procesos aludidos arriba, con mayor razón que en otros, empieza, pues, a dibujarse el dilema: o nacionalismo pequeño burgués o nacionalismo proletario; o socialismo pequeño burgués o socialismo proletario.
  

Comité de Reconstitución José Carlos Mariátegui.






Ni un Dólar Más Para La Burguesía

(Venezuela. Crónica de una crisis económica anunciada)*

William Prieto

"...El reformismo, es una manera que la burguesía tiene de engañar a los obreros, que seguirán siendo esclavos asalariados, pese a algunas mejoras aisladas, mientras subsista el dominio del capital. Cuando la burguesía liberal concede reformas con una mano, siempre las retira con la otra, las reduce a la nada o las utiliza para subyugar a los obreros, para dividirlos en grupos, para eternizar la esclavitud asalariada de los trabajadores. Por eso el reformismo, incluso cuando es totalmente sincero, se transforma de hecho en un instrumento de la burguesía para corromper a los obreros y reducirlos a la impotencia. La experiencia de todos los países muestra que los obreros han salido burlados siempre que se han confiado a los reformistas..."

Vladimir I. Lenin, en Marxismo y reformismo, 1913


Haciendo una paradoja del libro de Gabriel García Márquez, con el gobierno después de dar muchos rodeos, admitió que la economía del país entró en un periodo de recesión económica, la segunda en menos de una década, la anterior fue durante el periodo 2009-2010.

El índice del Producto Interno Bruto del tercer trimestre del año 2014, fue una caída del 2,3 %. Ya en el primer trimestre la contracción fue de 4,8% y el segundo trimestre de 4,9%. Pero ¿qué significa estar en recesión? Esto significa que la demanda de productos disminuyó, ya sea por escasez o por falta de dinero para adquirirlos; igualmente se dieron los niveles de inflación anualizada a noviembre 2014 que cierra en 63,6%, la más alta de Latinoamérica.

A este cuadro se suma la caída de los precios del petróleo en más de un 30%, ubicado a un precio de $46,97 el barril, al cierre del 2014. Recordemos que el Gobierno Nacional presentó el Proyecto de Presupuesto Nacional para el 2015 en base a 60$ por cada barril de petróleo. Se prevé que los precios del petróleo sigan cayendo, aunque en algún momento lograra algo de estabilidad, se estima que no vuelvan a los precios record de 100$ y 90$ como aspira el gobierno nacional que así ocurra.

Este panorama coloca en dificultades serias las finanzas públicas del país y la economía en general, ya que el petróleo es nuestra principal fuente de ingresos, representando un 90% de las divisas que ingresa al país.

La guerra del fraking contra los precios del petróleo

El gobierno han insinuado que la caída de los precios es una guerra petrolera por parte de Estados Unidos y lo aducen a la producción de Esquito. Del cual Venezuela es la 6ta reserva del planeta de estos hidrocarburos no convencionales.

Sin duda hay una guerra comercial en el mundo, es parte de la lógica capitalista, pero argumentar que solo es una guerra del imperialismo de EEUU, es una cortina de humo para ocultar todo el trasfondo de la crisis general de las finanzas del Estado y del fracaso de las políticas económicas llamadas “socialistas”, pero que en el fondo no lo son y siguen aplicándose bajo la lógica del capitalismo.

En este momento la caída se debe a un exceso de crudo en el mercado mundial; es cierto que EEUU ha tenido un repunte en su producción a través del esquito pero este crudo tiene un alto costo de producción y su sustentabilidad en el tiempo es limitada, no solo por el impacto medio ambiental, si no por su reservas limitadas en el planeta.

También hay que agregar la desaceleración de la economía China que ya no crece al 10% anual, y esto ha impactado la economía mundial; sus niveles de consumo de materias primas, como el petróleo, han disminuido y al mismo tiempo se encuentra abarrotada de excedentes de mercancías en un escenario de pocas demandas para el consumo. Esto último explica los intereses de China con América Latina, y el encuentro con la Celac, ya que China necesita ampliar sus mercados de consumo para mantener su economía en expansión y crecimiento.

La gira para buscar una bomba de oxígeno

Ante esta situación de la caída de los precios del petróleo, el gobierno nacional intenta negociar con socios OPEP y no OPEP para buscar un acuerdo que permita estabilizar y recuperar los altos precios del petróleo. Sin embargo el escenario actual es de una clara disputa por controlar el mercado mundial del crudo. Arabia Saudita, por ejemplo, que es el principal productor de la OPEP y uno de los principales en el mundo, ha dicho que “no está interesado en recortar su producción para lograr una recuperación de los precios y que cuenta con fondos de reservas por más de 700 mil millones de dólares para amortiguar la caída por lo menos por unos 2 años”. Lo que ha ofrecido, para el caso de Venezuela, es financiamiento en proyectos de inversión y producción de petróleo en el país, tales respuesta similares la han dado Rusia, China y Qatar. [1]

Esto deja al país en una situación difícil ya que el objetivo del gobierno, además de buscar una estrategia común para recuperar los precios, es lograr líneas alternativas de endeudamiento para obtener divisas liquidas, sin tener que recurrir a los innombrables FMI y BM.

Finalmente vemos con preocupación que esta situación era previsible, no es la primera vez que los precios del petróleo pasa por periodos de Boom y caída, tal como lo veníamos alertando en nuestros análisis previos [2]. No se tomaron las previsiones y al contrario se siguió gastando y endeudando sin control.

Las medidas del gobierno

Desde hace décadas los gobiernos en Venezuela han hablado de diversificar la economía para minimizar la dependencia del petróleo, pero esto se ha quedado en la demagogia y el populismo. La realidad es que nada de eso ha pasado. El gobierno actual ha profundizado mecanismos de control en la economía, todo ellos burocráticos, ineficientes y con una alta carga de corrupción, pero han sido tragados por la lógica del capitalismo existente.

Política monetaria viciosa

Ante la caída de los precios del petróleo, que generan déficit y falta de liquidez de divisas, el gobierno ha tenido que devaluar, manteniendo tres controles de cambios que han generado una enorme distorsión en la economía nacional, sobre todo en los precios al consumidor. Se ha desarrollado una alta colocación de dinero inorgánico que han empujado aun más los niveles de inflación.

Como contra partida las reservas internacionales de los años en cuestión no ha aumentado al igual (grafico N° 2) que la cantidad de bolívares que se han producido, creando una brecha, y con ello una disparidad que repercute en el valor real del dólar. A pesar de los controles y los 3 valores del dólar (dólar para compra de insumos BS. 6,30; Sicad 1 Bs. 11 y Sicad 2 Bs. 50), el dólar paralelo ha superado la barrera de los 100 Bs por dólar, en los últimos meses, con el cual especulan los comerciantes teniendo la excusa de escasez de divisas.

Las Zonas Económicas Especiales (ZEE)

El Gobierno también anunció vía Ley Habilitante la creación de Zonas Económicas Especiales (ZEE). Pero, ¿Qué significa esto? Son la creación de regiones o estados económicos en el país donde se aplican leyes especiales que permiten la producción sin que las Leyes nacionales se interpongan en ella. Por ejemplo, si algunos artículos de la Ley Orgánica del Trabajo obstaculizan de alguna manera la producción, esta no se aplicará para dichas zonas. No es la primera vez que a nivel mundial se aplican, ya han sido implementadas en algunas partes de China, Vietnam y recientemente en Cuba. Donde trasnacionales de la tecnología como Apple e Intel, incluso de productos deportivos como la Nike y Adidas se benefician de la mano de obra más económica que en sus países de origen; explotan a los obreros de estos países y los hacen trabajar los 7 días a la semana, durante un periodo de más de 8 horas diarias ¿Será que se quieren imponer estas formas de explotación en las zonas económicas especiales que quiere crear el gobierno?

Las zonas económicas especiales serían en este momento un error, porque podrían sumergir a la clase trabajadora en un nivel de explotación nunca antes visto en Venezuela, algunos voceros de la izquierda justifican la medida porque se debe reactivar la economía, y si esto generaría la ansiada industrialización del país dándole el poder económico de estas zonas a los empresarios “progresistas” o a las transnacionales para así desarrollar el capital y luego poder avanzar al socialismo, es el mejor argumento que presentan. Es por esto que en los próximos días el gobierno tiene como objetivo reunirse con empresarios venezolanos y de algunas transnacionales para proponer la implementación de diferentes zonas en el país.

Perspectivas 2015

El Gobierno Nacional, la Boli-burguesía y la burguesía tradicional de este país, tienen una bomba de tiempo en sus manos. No logran ponerse de acuerdo para reactivar la economía, unos piden flexibilización; la burguesía tradicional, sus partidos de derechas y demás instituciones como la conferencia episcopal. Y otros que piden más controles y concesiones; y preferencias para aumentar la producción, entre ellos la Boli-burguesía y sus agentes políticos-sindicales.

Sin duda el gobierno debe tomar medidas urgentes, pero no podemos sembrar ilusiones como hacen algunos seudos revolucionarios o izquierdistas, de que “las medidas serán socialistas”. La única forma de que este gobierno cambie su viraje de conciliación de clases y tome unas perspectivas revolucionarias es con la movilización organizada, consciente e independiente de los trabajadores y el pueblo pobre y explotado, que pongan en agenda un programa alternativo en defensa de sus intereses como mayoría de la sociedad venezolana.

Las medidas que tomará el gobierno serán en el marco de su conflicto inter-burgueses y de castas burocráticas; por un lado mantener ciertos controles y buscar la manera de mantener algunas reformas o programas sociales para no perder lo que le queda de apoyo popular y por otro lado ceder a las presiones de los capitalistas para que estos no lo hagan caer como gobierno.

Algunos economistas de derecha especulan diciendo que al gobierno no le quedará otra opción que levantar el control de cambio e imponer una banda que pudiera estar entre Bs. 50 a Bs. 90. Es cierto que se debe modificar la política con respecto al control de cambio como una unificación cambiara, o sea un solo precio del dólar; pero no sería una política correcta en este momento, lo que conllevaría a la inestabilidad política y económica al levantar el control de cambio. Se presentaría una fuga masiva de capitales indetenible, más de la que ha ocurrido en los últimos años. Según el BCV, hasta el 2013 se han fugado más de 260 mil millones de dólares a pesar de los controles cambiarios.

Otra perspectiva entre los economistas de derecha es que el gobierno acuda al FMI y solicitar un préstamo de 17 mil millones de dólares, supuestamente para dinamizar la economía y controlar la escasez, esto sería un retroceso y una capitulación, porque para los venezolanos el FMI significa reducción de los gastos sociales y paquetes de austeridad como sucedió en los años 80 y 90.

Las opciones, la alternativa revolucionaria

El Gobierno Nacional a través del Estado venezolano tiene el control y monopolio de la divisas y de la industria petrolera, que es la principal fuente de ingresos. Entonces ¿Por qué no crear una central única de importaciones y exportaciones, con participación democrática de los trabajadores y el pueblo organizado bajo un esquema simultáneo de economía planificada, que a través de consejos de fábricas y centros de actividad económica con delegados de trabajadores elegidos en asambleas, se realice todo un plan económico en función de las reales necesidades del pueblo y no de las burguesías y sus seguidores.

Los subsidios corruptos y la reforma fiscal revolucionaria

Nosotros nos preguntamos ¿Por qué no se suprimen todos los tratados de doble tributación? donde las transnacionales que operan en el país no pagan los impuestos en Venezuela, sino que las pagan en su país de origen. Por esta medida la nación ha dejado de percibir, hasta el año 2005, 17 mil millones de $ (33,7 millardos de bolívares) para la época. Año en el que Luis Brito García realizó una investigación sobre el caso 1. Con estos ingresos fiscales no necesitaríamos solicitar crédito a ninguna nación. [3]

Los trabajadores y el pueblo debemos organizarnos para intervenir y nacionalizar el sistema financiero nacional, con esta medida la distribución financiera seria destinada a la inversión social y productiva del país, y no para seguir consolidando y enriqueciendo a una burguesía parasitaria. Para tener una idea del actual sistema financiero capitalista, 5 grandes bancos, entre ellos uno del gobierno: Venezuela, Provincial, Banesco, BOD, Mercantil, concentran entre 65% y 68% de la captación de fondos, créditos y ganancias. [4]

Mientras todos estos años la economía ha estado entre crecimientos y recesiones, la banca y el sistema financiero no han parado de crecer y tener ganancias espectaculares sin que aporte mucho al desarrollo del país. [5] El total de Ingresos del 2014 fue de 123.976 millones de Bs. El aporte al fisco nacional a través de los ISLR fue de un miserable 1.281 millones Bs.

Esto nos confirma que no habrá una economía en función de los intereses del pueblo y los trabajadores si no tenemos el pleno control sobre la banca y crear nuestro propio sistema financiero, según la economía planificada que desarrollemos bajo nuestros propios intereses de clase, y no del capital y sus lacayos.

Los subsidios como el de la gasolina, el café, el maíz, la leche, entre otros deben ser revisados y auditados por el poder popular revolucionario, autónomo e independiente. Se debe derrotar el chantaje de los fabricadores de opinión pública, de "derechas" e "izquierdas", sobre los actuales subsidios que mantiene el gobierno que solo beneficia a mafias enquistadas en el Estado en sociedad secreta con el capital privado. Con los actuales subsidios no se justifican los altos precios de los alimentos y la pésima calidad de servicios como el transporte masivo (no es público, eso es una quimera), el café, los alimentos derivados de la leche y del maíz, etc.

Estos subsidios deben ser para proteger al productor pero también para beneficiar la calidad del servicio y del producto. En este contexto es correcto revisar los precios de la gasolina, pero bajo la lógica reformista del gobierno no hay confianza; ya que dicha revisión es sujeta a la presión actual de la coyuntura económica y solo iría en benéfico de la burocracia parasitaria y corrupta, las burguesías y sus capitalistas parásitos y los especuladores.

Los próximos meses serán entonces de intensas contradicciones, habrán movilizaciones de sectores de la sociedad que han sido polarizados bajo la lógica del gobierno y la oposición.

Para los revolucionarios será un periodo complejo y difícil, no debemos caer ante la presión de la coyuntura y colocarnos a la cola del gobierno convirtiéndonos en sus cómplices y verdugos del pueblo y los trabajadores. Ya basta de cheques en blanco, de recomendaciones, de pedirle tomates al cactus.

Es urgente que todos los sectores revolucionarios, los que aun siguen dentro de las estructuras del gobierno, que cada vez son minoría y aislados, por la burocracia cívico militar: y los que andamos dispersos por el país, articularnos en un frente común, amplio, revolucionario, genuinamente anti imperialista, anti capitalista y antiburocrático, que levante un programa mínimo de lucha, que defienda las conquistas de los trabajadores y el pueblo ganados durante estos años. Coloquemos un programa alternativo al de la derecha, del neoliberalismo y del gobierno de reformismo y conciliación, para dar un vuelco definitivo y sacar de raíz al capitalismo de nuestras tierras.

Esta lucha no es solo nuestra lucha, en consecuencia debemos reclamar la solidaridad internacional de la clase trabajadora y los movimientos sociales revolucionarios para que nos apoyen en esta lucha, de lo contrario, debemos prepararnos para una derrota y una ofensiva brutal del capital contra las ideas genuinas del Socialismo Revolucionario y libertario y no del socialismo amarillo del gobierno.

¡NI UN DÓLAR MÁS A LA BURGUESIA PARASITARIA!
¡QUE LA CRISIS LA PAGUEN QUIENES LA GENERARON!

Notas
[1] Noticias OPEP, www.preciopetroleo.net
[3] ¿Por qué los extranjeros no pagan impuesto en Venezuela? Por: Luis Britto García | Domingo, 10/04/2005 www.luisbrittogarcia.blogspot.com

23/01/2015

Fuente: http://www.mundosocialista.net/doc/1153

*Se publica sin modificar la redacción original. (Nota de la Redacción).





Sobre los Acontecimientos en París


El miércoles 7 de enero, dos atacantes asociados con fuerzas fundamentalistas islámicas tomaron por asalto una reunión de la junta de redacción de la revista francesa de sátira, Charlie Hebdo. Rociaron la sala con balas. En cosa de minutos, resultaron muertos una docena de personas entre miembros de la junta de redacción, caricaturistas y otros, y once personas lesionadas. En un incidente dos días después, cuatro personas resultaron muertas cuando alguien que se identificaba como fuerzas jihadíes tomó rehenes en una tienda judía en París.

Publicaremos análisis adicionales en www.revcom.us y en las páginas de Revolución sobre estos sucesos, pero por el momento, algunas cosas quedan en claro.

UNO: El asesinato de personas por expresar desacuerdos es una barbaridad, y es cierto sin importar quién lo haga, sean los propios imperialistas (que tienen una larga historia, lo que incluye en Estados Unidos en contra de la lucha de liberación negra así como en todo el mundo, de silenciar y, sí, asesinar a los críticos), o los que dicen estar en contra de ellos.

DOS: Quien quiera sea el autor de lo ocurrido y cualquiera que sea su intención, aparte de causar la muerte y sufrimiento de personas inocentes, en efecto el acontecimiento ha beneficiado a los imperialistas. Ahora van a aprovechar estos asesinatos para reprimir aún más a la gente y justificar cualquier acción, por injusta que sea, que lleven a cabo los gobiernos como respuesta, así como la satanización de sectores enteros de personas. Para nada se puede ver el acontecimiento en París como justificación de aún más actos de agresión o represión —de aún más ataques de aviones bombarderos no tripulados contra la población civil, así como otras formas de agresión que cobran la vida de más personas inocentes, más represión contra los inmigrantes, más espionaje y vigilancia— todo lo que en parte o en total montarán con mucha probabilidad "como respuesta".

TRES: El propio sistema imperialista es la causa del sufrimiento en masa en el mundo y en lo fundamental es responsable de la creación de las condiciones que hasta engendran acciones muy mal encaminadas y crueles de oposición. Es posible confirmar esa afirmación tomando un día para estudiar la historia de Francia y las decenas de millones de personas que no sólo ha explotado y torturado con saña, sino matado en el norte y oeste de África, el Caribe, el sudeste de Asia, el Medio Oriente y en otros lugares, a lo largo de la historia hasta nuestros días. Y lo mismo podría decirse de Estados Unidos, Gran Bretaña y otras potencias imperialistas. Pero las cosas como el atentado en París definitivamente NO obedecen a los intereses de las masas populares en todo el mundo, y de ninguna manera se permite justificarlas.

CUATRO: Lo que hace falta con urgencia en este momento, en oposición a los actos nocivos de este tipo, en países como Estados Unidos (y Francia) y en todo el mundo, es forjar una masiva resistencia y oposición política a lo que los imperialistas, encabezados por los imperialistas estadounidenses, hacen: los muchísimos crímenes que han cometido y siguen cometiendo, y la manera en que aprovecharán este incidente a fin de ponerse a justificar y cometer crímenes con aún más saña. En esta conexión, hace falta una resistencia contra las medidas represivas contra las comunidades de inmigrantes y la oposición a la satanización de los inmigrantes, pues tales medidas y satanización había ido ganando impulso desde mucho antes de este incidente.

FINALMENTE: Una revolución verdaderamente emancipadora, una revolución comunista, implica la participación de millones y millones de personas que están decididas a operar un cambio radical en la sociedad y en el mundo. Esta revolución comunista se propone derrocar los sistemas y relaciones grotescos y horrorosos en el mundo que causan tanto sufrimiento incalculable e innecesario para miles de millones de personas en todo el mundo y que a su vez también engendran y en lo fundamental son responsables de las grotescas formas de oposición a esta situación. La naturaleza y el objetivo de esta lucha revolucionaria es nada menos que la lucha consciente y decidida de millones y en última instancia miles de millones de personas, en todo el mundo, para crear un mundo nuevo sin explotación, opresión y desigualdades sociales.


En un país como Estados Unidos, solo se puede hacer una revolución para tumbar este sistema cuando se dé un cambio mayor y cualitativo en la situación objetiva, de modo que toda la sociedad esté en una profunda crisis, debido fundamentalmente a la naturaleza y al funcionamiento del sistema, y cuando junto con eso surja un pueblo revolucionario, de millones y millones de personas, consciente de la necesidad de un cambio revolucionario y resuelto a luchar por él. En tal lucha, el pueblo revolucionario y quienes lo dirigen tendrán que enfrentar la fuerza represiva violenta de la maquinaria del estado que encarna e impone el sistema de explotación y opresión, y para triunfar, la lucha revolucionaria tendrá que enfrentar y derrotar esa fuerza represiva violenta del viejo orden de explotación y opresión.

        En una palabra, la revolución —el cambio verdaderamente revolucionario, la eliminación concreta de la opresión— es algo serio y es preciso tenerle una orientación seria, sobria, con ciencia, compromiso y madurez.

*Tomado del periódico Revolución, del 19 de enero de 2015. (Nota de la Redacción).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA