domingo, 8 de diciembre de 2013

Evento


Discurso Celebratorio del Cincuentenario de la Bio-bibliografía de José Carlos Mariátegui de Guillermo
Rouillon Duharte (1917-1978)



Antonio Rengifo


En primer lugar agradezco la invitación de Guillermo Yucra, organizador del presente evento para conmemorar un acontecimiento histórico:  la proeza de Guillermo Rouillon con su monumental Bio-bibliografía de Mariátegui.  Y aprovecho esta oportunidad para felicitarlo por que ha compilado y seleccionado los escritos de Guillermo Ruillon referidos a Mariátegui con excepción de la bio-bibliografía y la biografía; ello se plasmó en el libro de reciente aparición:  Mariátegui, suscitador de peruanidad.  Una valiosa fuente de consulta.

También me complazco en felicitar y agradecer a quien venera la memoria de Guillermo Rouillon y es fiel centinela de su legado:  la señora Armida Picón, aquí presente.  Y para quien pido un cariñoso aplauso.

Finalmente, mi agradecimiento para la institución que gentilmente nos brinda hospedaje en estos momentos:  La Universidad de Ciencias y Humanidades.  Universidad que editó mi libro: Invitación a la lectura de 7ensayos de Mariátegui.

Vaya mi saludo a toda la juvenil concurrencia por su generosa disposición para animar y engalanar la presente conmemoración y el homenaje a Guillermo Rouillon.



Guillermo Rouillon

Espero que Armida –presente en este auditorio- no me tilde de infidente o fabulador por lo que paso a contarles.

Armida y Guillermo se casaron el año 1952 cuando ya Guillermo había empezado a acopiar material para la elaboración de la Bio-bibliografía de José Carlos Mariátegui.  Seguramente, el influjo de la vivacidad de los ojos de Armida, en perpetua admiración, debió haber gravitado fuertemente en la sensibilidad del joven Guillermo Rouillon.  Ella, poseedora de la picardía limeña, estudiaba farmacia y piano en el conservatorio nacional de música; y él, chalaco, bibliotecario de la misma universidad, hombre serio y responsable. El flechazo ocurrió en el recinto de la biblioteca central de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 



Armida Picón Vda. de Rouillón
En manos de Armida el cuadro de J.C.Mariátegue

Por los resultados de la trascendente obra realizada por Rouillon, sabemos que Rouillon tuvo en su vida, no una; sino dos sublimes obsesiones:  Armida y José Carlos.  Porque sin una sublime obsesión no se trasciende en la vida

Tal vez, en algún momento Armida lo celó a Guillermo por su apasionamiento al estudiar a José Carlos. Pues, en el hogar de la joven pareja aparecía por todos los rincones de la casa, referencias a Mariátegui, rumas de fichas, recortes de periódicos, cartas, fotos, libros, revistas, folletos y documentos de las pesquisas obtenidas sobre la vida de Mariátegui.  Por todas partes se tropezaba con Mariátegui. Buena parte del tiempo “libre” de Guillermo estuvo dedicado a Mariátegui.

De los ingresos económicos mensuales obtenidos por Rouillon, una partida la asignaba para los gastos del hogar y otra partida para los gastos  que demandaba su investigación.  Mariátegui figuraba como un hijo más en el hogar, según palabras de Armida.  Esta asignación, algunas veces, no contaba con la aquiescencia de Armida; quien, en esas condiciones,  se volvió sumamente organizada para equilibrar el presupuesto familiar.

Conocedor de la limitación económica de Guillermo, don Manuel, su padre, lo visitó para darle una buena noticia; alborozado, le dijo:  prepara tu renuncia, porque un amigo acaba de ser nombrado Ministro y quiere que seas su asistente.  Se ha enterado que eres intelectual, escritor y quiere que colabores con él de inmediato.  Guillermo, muy serio y, en tono de queja, le respondió:  papá, porque no me has consultado.  Su papá insistió:  para lo que te pagan en San Marcos… en cambio en el ministerio la remuneración va a ser muy buena. Guillermo le replicó a su papá:  mira papá, con todo el dinero del mundo no voy a disponer de la biblioteca que dispongo en San Marcos.  Su padre se retiró enojado y Armida, que estaba presente, se quedó perpleja con dicha respuesta.  En ese momento, no entendió la trascendencia de las palabras de Guillermo.  Pero, luego, comprendió la honradez y la valentía del hombre que está realizando una obra trascendente.

El hogar de los Rouillon/Picón estuvo constituido por dos hijos. Al nacer su hija le concedió a Armida la decisión de ponerle nombre y Armida eligió: Liliana y así fue.  Pero, cuando nació su hijo varón, el ahora autor de la biografía clásica de Mariátegui, intentó ponerle: José Carlos. Armida, inmediatamente, se opuso con tenacidad.  Ya era demasiado, José Carlos por todas partes.  Y, vaya sorpresa, Guillermo, concedió.  Hizo una contrapropuesta: Francisco Xavier que Armida aceptó alborozada.  Sin embargo, notó algo raro en el cambio tan rápido de Guillermo, pues, era un hombre de decisiones firmes.  Resulta que: ¡Francisco Javier era el nombre del padre, del abuelo y del tatarabuelo de Mariátegui!



 LA BIO-BIBLIOGRAFÍA’
        Una bio-bibliografía es la base, son los cimientos, los fundamentos sobre los cuales se edifica una biografía.  Así como Carlos Marx tuvo como biógrafos a Franz Mehring e Isaías Berlin;  Mariátegui, a Guillermo Rouillon Duharte (1917-1978).  La monumental obra de Rouillón a la cual consagró 15 años de su vida; pero, no a tiempo completo, sino, como suele decirse, robándole tiempo al tiempo, es un manantial prístino e inagotable del cual todos los escritores han bebido.  Aunque muchas veces sin mencionar al autor.  Un ejemplo, y no muy lejano:  la película peruana sobre la vida de Mariátegui.

El titánico trabajo de acopio de 3,462 fichas bibliográficas e iconografía, con su respectiva síntesis del contenido.  Además, la cronología sumaria del periplo vital de Mariátegui y un índice de nombres y autores citados, fue puesto generosamente a disposición de los investigadores cuando todavía no había aparecido el primer tomo de la biografía.  El libro es formato grande, siete fotografías y consta de 345 pp.  El cuidado de la edición estuvo a cargo del autor.

La bio-bibliografía apareció el 21 de noviembre de 1963 editada e impreso por la Universidad Mayor de San Marcos. El esperado primer tomo de la biografía no aparecía por la dilación burocrática en la universidad de San Marcos, entonces, Alberto Tauro del Pino, profesor de Historia de la universidad, gestionó su publicación con Boris Acchinelli de la editorial Arica.  Así es como, en el año 1975, salió a luz La creación heroica de José Carlos Mariátegui (Tomo I La edad de piedra 1894-1919). Está obra está dedicada a Anna Chiappe Vda. de Mariátegui.  Al mes de publicada, la edición se agotó. Brindaron su testimonio los familiares y las personas del Perú y del extranjero que conocieron a Mariátegui por medio de entrevistas y las repuestas a un cuestionario elaborado por Rouillón.


En el interregno de 1963 a 1975 nadie aprovecho la bio-bibliografía para elaborar la biografía de Mariátegui.  Ni Luis Alberto Sánchez cumplió su promesa hecha en 1930, poco después de la muerte de Mariátegui, en un meritorio artículo.  Sánchez pensaría que la biografía de Mariátegui ensombrecería la figura de Haya de la Torre, jefe del partido al cual él pertenecía. 

¡Alabado sea Rouillon!  ¡Habemus Bio-bibliografía!

El año de la aparición de la bio-bibliografía, 1963, el ciclo de movimientos campesinos en el Perú alcanzó su pico más elevado.  En Huamanga se llevó a cabo el congreso nacional de la Federación de Estudiantes del Perú en donde se puso de manifiesto la escisión del bloque socialista entre Rusia y China y se puso fin a la influencia aprista en las universidades.  También fue el año en que el influjo de la Revolución cubana enardecía los ánimos juveniles y 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana, aparecía en La Habana.  En Moscú, el gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) levanta la cesura y estampa el Nihil obstat imprimatur (puede imprimirse porque no hay obstáculo) a los 7 Ensayos.  Mientras tanto, el imperialismo yanqui trataba de aquietar las aguas encrespadas en América latina con su política exterior llamada “Alianza para el Progreso” y con sus voluntarios del “Cuerpo de Paz” distribuidos en las zonas pauperizadas de América latina.



Ciudad de Huamanga (Ayacucho) 1963.  En las mismas condiciones antisociales de trabajo existían cargadores en Puno y en muchas otras ciudades del Perú- (Foto del autor)
No soy un espectador en la lucha por alcanzar un mundo más humano.
(Guillermo Rouillón, 1950)

La bio-bibliografía aportó novedosos datos e información.  Entre ellos, el primer artículo de Mariátegui (24/02/1911), lugar y la fecha de nacimiento de Mariátegui.  Datos que fueron puestos en cuestión por dos connotados comunistas peruanos, Genaro Carnero Checa y Jorge del Prado.  En la otra orilla, Haya de la Torre –bajo el seudónimo de Argos y en el diario aprista La Tribuna-, comenta tendenciosamente la Bio-bibliografía por haber ocultado datos y tergiversado la verdad de los hechos.  Rouillon, le responde en una carta a La Tribuna.  De la confrontación sale la luz.  (Ver, al respecto, las pp. 160-217-218-233/36 del libro de Guillermo Yucra referido líneas arriba). 

Me detendré, brevemente, en otros dos aporte de la bio-bibliografía:  La biblioteca de Mariátegui y el cuestionado “Libro perdido” de Mariátegui.

La biblioteca de Mariátegui
Dentro de sus pesquisas, Rouillon identifico los libros que componía la biblioteca de Mariátegui, como lo corrobora la siguiente cita:

una lista bibliográfica de los 400 volúmenes -descubiertos por Guillermo Rouillon en la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos- que fueran vendidos por la Sra.. Anna Chiappe de Mariátegui, a la muerte de su esposo por haberse quedado en mala situación económica, en ese entonces, ejercía la dirección de la mencionada Biblioteca San Marquina el Dr. Jorge Basadre. También se consignarían otros títulos correspondientes a los libros que leyera José Carlos durante su niñez (obras heredadas de su padre) , y las que consultara en la Biblioteca particular de Don Manuel Gonzáles Prada, por intermedio del hijo de aquel, Alfredo, asimismo los que le recomendara el Dr. Víctor Maúrtua y el italiano Remo Polastri, con quien fundara el Partido Socialista en 1919

Anita Chiappe ante el nicho de Mariátegui. Lima abril de 1930. Mariátegui le dejó, únicamente, amigos y su biblioteca.  Por la estrechez económica la vendió a la UNMSM.  Años después Rouillon la halló y la rescató del olvido y la incuria.

En una conversación que sostuve con Anita Chiappe en su casa del jirón Alcanfores en Miraflores, me dijo: al morir Mariátegui me dejó solamente amigos y lo único valioso de la casa alquilada en donde vivíamos era su biblioteca.  Mariátegui, como buen proletario, no tenía patrimonio; sino, solamente prole.  Ya en 1921 dijo: mi cultura es para mí una necesidad esencial. A cualquier costo,  tengo que completar en Europa los estudios que me he impuesto.  Porque mi cultura es mi único capital, mi sola fuente de subsistencia. (Carta inédita.  Roma, 18 de julio de 1921)  Ver:
FERRER, Mariátegui, Cecilia:
Historia de una fotografía inédita
Boletín. Casa Museo José Carlos Mariátegui
Lima, marzo-abril del 2013, p. 4.-
Abuelos: Victoria Ferrer y J.C. Mariátegui
Hija de Gloria María Mariátegui Ferrer.
Artículo en base a los testimonio de su madre

(Esas frases de Mariátegui, indirectamente, explican porque Mariátegui aceptó la oferta compulsiva que le hizo el gobierno de Leguía el año 1919:  La cárcel o verlo fuera del Perú.  Pues, el joven Mariátegui se había convertido en una piedra en el zapato para el régimen).

Las pesquisas que hizo Rouillon sobre las obras que leyó Mariátegui las puso generosamente en conocimiento de un investigador extranjero, quien publicó bajo su propio nombre –Harri E. Vanden--lo que le había proporcionado Rouillon.  Cuando el plagiario presentó “su libro”, Rouillon lo emplazó y lo puso al descubierto.  Se trata del libro: Mariátegui: Influencias en su formación ideológica.  (Amauta: Lima, 1975).  Testigo de ese infausto suceso fue el actual Decano de la Facultad de Letras de la UNMSM, Raimundo Prado.

El cuestionado libro “perdido” de Mariátegui
Hay varios textos sobre la existencia o inexistencia del libro que estaba escribiendo Mariátegui y su envío a la editorial  "Historia Nueva" de España; dirigida por su amigo César Falcón. Son varias las referencias –entre 1928 y 1930- de Mariátegui sobre ese tópico. Mencionaré, únicamente,  dos.  La primera, Mariátegui registra en la Advertencia a la primera edición de sus 7Ensayos:

Pensé incluir en este volumen un ensayo sobre la evolución política e ideología del Perú. Más a medida que avanzo en él, siento la necesidad de darle desarrollo y autonomía en un libro aparte.

La otra referencia de Mariátegui apareció como respuesta a un cuestionario en el N° 29 de la Revista "LA SIERRA" que dirigiera J. Guillermo Guevara entre los años 1927 a 1930, con un total de 34 números:
trato las cuestiones netamente políticas en un libro, en el cual trabajo en la actualidad y que aparecerá, dentro de pocos meses, en las ediciones de “Historia Nueva" de Madrid.

Tanto por las expresiones de Mariátegui como por su autonomía de pensamiento ante la III Internacional y la ojeriza de Vitorio Codovilla expresada al delegado peruano Julio Portocarrero en La Primera Conferencia Comunista Latinoamericana de 1929, en Buenos Aires, y por la desmariateguización del Partido luego de su fallecimiento, se podría inferir que el libro existió, pero lo desaparecieron.

Entre los que afirman que el libro existió figuran el marxólogo argentino José Aricó quien cree que aparecerá en los archivos en Moscú de la KGV, el historiador Jorge Basadre, Ricardo Martínez de la Torre, gerente de la revista Amauta, el periodista César Lévano y, por supuesto, Guillermo Rouillon.  Aquí sus palabras:

Se ha hablado insistentemente que se extravió una obra de José Carlos Mariátegui, correspondiente al ensayo sobre la evolución política e ideológica del Perú, que fue  remitido a España para su impresión debido a las restricciones de orden interno que imperaban en el país.  A este respecto debo informar que los originales que figuran como perdidos, se enviaron por correo con destino a Madrid, como prueba el billete expedido por la Oficina del Correo Central de Lima, que encontrara al estar trabajando en los papeles viejos perteneciente al Archivo Particular de la familia de José Carlos Mariátegui, el mes de junio de 1951.

Fuente:
“Bibliografía de José Carlos Mariátegui” Publicado en diciembre de 1952 en el Boletín bibliográfico  Biblioteca Central de la UNMSM, Año XXV, volumen XXII, Nº 1-4 Lima, pp. 102/112.- Cita tomada de
“Mariátegui, suscitador de peruanidad” Fondo editorial de la UNMSM. (Lima julio del 2013), p. 62.-

Esa afirmación de no fue tomada en cuenta.  Rouillon la reiteró en 1963 en la Introducción a la Bio-bibliografía de Mariátegui:

Mariátegui. por razones que no son del caso exponer en este breve apuntamiento, no pudo conservar un archivo debidamente ordenado y más o menos completo de su vasta labor de periodista y ensayista.  Sólo así se explica, que no haya quedado copia del ensayo referente a la evolución política e ideológica del Perú, que desapareciera al ser remitido a España para su impresión.  Afortunadamente, dícese que, parte de este estudio, se encuentra en Uruguay.  Desde luego, el aserto no ha sido confirmado hasta la fecha, quedando la esperanza de localizar el escrito en cualquier momento que se realice una pesquisa seria. (p. 5)

Entre los que afirman que el libro nunca existió:  Octavio Obando y César Falcón,  A la mano las siguientes fichas bibliográficas para los que quisieran dilucidar tal cuestionamiento:

OBANDO, Morán, Octavio:
José Carlos Mariátegui La Chira:
La revolución socialista en el Perú
(Reconstruyendo el libro nunca perdido)
Fondo editorial de la universidad Ricardo Palma.
(Lima diciembre 2009)
Leer en Internet dicho libro:
CEME - Centro de Estudios Miguel Enríquez - Archivo Chile

FALCÓN, Jorge:
El hombre en su acción
Cuatro episodios.
Derrotero para investigadores.
Apéndice:
El libro PERDIDO de Mariátegui (pp. 197/224)
Ediciones Hora del hombre
(Lima, abril, 1982) pp. 224.-

Mariátegui para escolares

Finalmente, doy por terminada la presente exposición, al señalar una omisión que a todos nos compromete; la vida ejemplar de Mariátegui, escrita por Guillermo Rouillon, espera una edición adaptada e ilustrada para escolares. En nuestro país no son pocos los colegios que llevan el nombre de JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI.


Antonio Rengifo Balarezo
Lima, 20 de noviembre del 2013






No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA