sábado, 7 de diciembre de 2013

Creación



 Dos Poemas de Leoncio Bueno*

Carta a mi Hijo de Cinco Años

(Colonia Penal El frontón)


                        Hijo:
                     
                     Oyeme en el pulso del tiempo,
                     mírame en las nubes,
                     y en las hojas que caen sin retorno
                     escucha mi mensaje.

                     ¡Parla niño!
                               ¡Parla en tu media lengua
                     que yo te veo y te oigo
             desde mi sol profundo!

             Mi corazón vuela a tu lado
             aquí, no necesito corazón.

             El mundo es una boca de lobo,
             entre sus bayonetas,
             qué será de ti
             sin mis hombros de piedra?

             Andarás mucho más suelto,
             alado de miseria,
             tal echándolas e hombre.
             acaso te pregunten:
 -      Quién metió a tu papá de redentor?
                     O, sencillamente, no te pregunten nada.
               cuando crezcas, tú también has de hablar,
               harás tus propias preguntas,
                     irás a alguna fábrica…
               Entonces, hijo mío, te entregaré mi  
                                                           [guardia                  
                     ¡moriré feliz!




Rebuzno Propio


                                      Cojo la pluma y ¡nada!
                                      cada vez soy más sopenco!
                                                              
 Quevedo

              Escribo, canto, clamo y proclamo,
              pero aún no suena
      mi escuálido quirquincho.    
    
              Siembro, podo, barbecho, siembro,
              vuelvo a podar, barbecho
              sin descanso, mas no veo
              crecer mi verdolaga.

              Ando, camino, sudo
              la gota gorda hollando
              inhóspitos senderos
              y siempre estoy reptando a tientas
              lejos de mi propio recoveco.

              ¿Hasta cuándo,
              no voy articularme
              mi propio rebuzno?

              Hiervo, cocino, aderezo; sirvo
              y a la postre cuaja, pero no cuaja
              mi propia salsa.

              Tiempo ha que machaco y le doy de alma
              a esta mollera dura
              por saborear de veras mi sandía.
                     


*Nació en 1921. Miembro fundador del Grupo Intelectual Primero de Mayo. Entre otros poemarios, ha publicado Al pie del Yunque (1966), Pastor de Truenos (1968) e Invasión Poderosa (1972). Fue distinguido con una mención en el concurso  Casa de las Américas por su libro Rebuzno Propio. (Nota del Comité de Redacción)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA