domingo, 1 de mayo de 2016

Filosofía


Método de Ascenso de lo Abstracto a lo Concreto

(Segunda Parte)

Mitrofan Alexeiev

B) Etapas del desarrollo

CUANDO SE HA LOGRADO establecer el punto de partida, lo principal es desarrollar el sistema de categorías de la ciencia, o sea, revelar de modo sistemático las leyes objetivas a que se subordina el objeto. Esta es la parte más laboriosa del proceso de ascenso de lo abstracto a lo concreto.

        El problema fundamental que surge aquí es el de la iteración de las categorías, el orden en que se han de examinar los diversos aspectos del objeto. Este problema tiene suma importancia en el proceso general. La correcta iteración de las categorías torna clara y trasparente las más complejas y embrolladas relaciones de la realidad. “… los problemas económicos más complicados -dice Engels- se explican con una sencillez casi plástica, con sólo situarlos en su justo punto y en el lugar que les corresponde…” [Correspondencia sobre El Capital]. Por el contrario, la iteración incorrecta de las categorías torna oscuras las relaciones de esta realidad, ya de por sí complicadas. Destacando el orden rigurosamente determinado que sigue al investigar las categorías de la plusvalía y la cuota de ganancia, Marx escribe “… la cuota de ganancia es de fácil inteligencia tan pronto como se conocen las leyes de la plusvalía. Siguiendo el camino inverso, no se comprende ni l´un ni l´autre”. [El Capital].

        La ley general para investigar, y por consiguiente disponer las categorías en el estudio del objeto por el método ascensional, puede ser expresada de la siguiente manera: la categoría más abstracta debe preceder a la menos abstracta, la más concreta debe seguir a la menos concreta. Esta sucesión de las categorías está determinada en todo por la esencia del ascenso, como proceso de movimiento de lo abstracto a lo concreto.

        En El Capital las categorías tienen el siguiente orden: mercancía, trabajo, valor, dinero, capital, plusvalía, salario, etc. Esta ordenación no es en modo alguno casual: de acuerdo con el principio metódico que aplica, Marx coloca la categoría menos concreta antes de la más concreta (la mercancía es una categoría menos concreta que el valor; el valor lo es menos que el dinero, etc.). Aquí se destaca el siguiente hecho: si bien el trabajo es la sustancia del valor, que engendra la mercancía, y ésta es el resultado de dicho trabajo, Marx estudia al principio, no obstante, la mercancía y luego ya (sobre su base) el trabajo. Esto se explica porque la dualidad del trabajo está oculta en la de la mercancía; de modo que para revelarla es necesario revelar primero esta última. Así lo dice Marx: “… si la mercancía encierra el doble aspecto de valor de uso y valor de cambio, el trabajo por ella representado tiene que poseer también necesariamente un doble carácter…” [Correspondencia sobre El Capital]. Por consiguiente, no todo lo que forma la base objetiva de alguna otra cosa debe considerarse antes de esta última. Antes de la categoría del trabajo Marx estudia la del valor, porque sin ella no se puede comprender el dinero, que es una forma especial del valor. Luego, como el dinero es la forma general del capital, se lo estudia antes que éste. Sin dinero no existe el capital; históricamente la primera forma del capital es la monetaria. La tarea de explicar la fuente del capital requería el análisis de la plusvalía, lo que, a su vez, obligó a Marx a analizar la fuerza de trabajo y el proceso de su empleo. Tal es, en pocas palabras, la ordenación en el estudio de las categorías que aplica Marx en El Capital, y que está determinada en forma directa por el hecho de que sólo se puede comprender una categoría más compleja sobre la base de la más simple que la precede.

        Pero esta ordenación está determinada por el mismo objeto estudiado y las funciones de sus diferentes aspectos. De este modo, en el método ascensional la categoría de la mercancía debe preceder a la del dinero, y ésta a las de capital, plusvalía, salario, etc., puesto que es un reflejo lógico del desarrollo real de la producción capitalista, en que la fuerza de trabajo da origen a la plusvalía, y ésta al capital, así como sin mercancía no hay dinero y sin dinero no hay capital. Al señalar esta dependencia de la ordenación de las categorías con respecto a la realidad objetiva, Lenin escribe lo siguiente: “El cambio de mercancías expresa el lazo establecido por mediación del mercado entre los distintos productores. El dinero indica que este lazo se hace más estrecho, uniendo indisolublemente en un todo la vida económica de los distintos productores. El capital significa un mayor desarrollo de este lazo: la fuerza de trabajo del hombre se transforma en mercancía” [Lenin. Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo].

        La dependencia de la ordenación lógica de las categorías respecto de la realidad objetiva no puede simplificarse suponiendo que el contenido de cada una de ellas refleja una etapa determinada en el desarrollo del objeto estudiado, y todas juntas la historia del mismo. Esto sólo puede tener lugar cuando se reproduce la historia del objeto mediante el ascenso, pero no en la reproducción del sistema desarrollado, de la estructura del objeto. “… Sería inadmisible -señala Marx- y erróneo tomar las categorías económicas en la sucesión de acuerdo con la cual desempeñaron históricamente un papel decisivo. Por el contrario, su sucesión está determinada por la relación que guardan entre sí en la sociedad burguesa contemporánea…” [Marx. Contribución a la crítica de la economía política].

        La mencionada ordenación de categorías en el proceso ascensional, en la que se refleja la vida del objeto que se investiga, conduce a un resultado determinado.

        Hay que tener presente que el resultado general, el resumen del ascenso y su punto final, no son en modo alguno lo mismo, como pudiera parecer a simple vista. El punto final del ascenso es, en la disposición sucesiva de las categorías, la última, y por lo mismo la más concreta. En El Capital de Marx esta categoría es la de las clases. En lo que respecta a los resultados del ascenso, es todo el resumen general del estudio del objeto por dicho método, todas las verdades alcanzadas mediante su realización, conjuntamente con los caminos que condujeron hacia ellas. En este resultado general entran, sin excepción, todas las categorías establecidas en el proceso del ascenso de lo abstracto a lo concreto, empezando por la primera y terminando por la última. Con respecto a El Capital, serán el resultado los tres libros: libro I, el proceso de producción; libro II, el de circulación; libro III, de producción y circulación en su conjunto. Interpretado en esta forma, dicho resultado se nos presenta como un sistema científico complejo, ordenado y rigurosamente demostrado.

        Esto revela un nuevo aspecto del ascenso de lo abstracto a lo concreto, que resulta así, no sólo un procedimiento determinado de estudio y exposición, sino también una estructura, un sistema ordenado de cierta manera para la investigación y la exposición. El ascenso incluye, tanto el método de la investigación como su resultado, el sistema; es la unidad de ambos.

1 comentario:

  1. gran sorpresa saber sobre mitrofan. ahora sea ampliamente difundido por las redes sociales.

    ResponderEliminar

CREACIÓN HEROICA