martes, 9 de julio de 2013

Creación


 Un Poema de Julio Carmona


Por Qué Dejé la Escuela

A Pancho Izquierdo y
      Anamaría Mur

   
    En la Escuela se podía
                      coger el barro de la tina vieja
                     para reproducir el yeso
                     que era a su vez la reproducción
                     de una reproducción de la mano de un griego.

                     Era fácil coger el barro
                     y dibujar difícilmente aumentando
                     o quitando según el ojo
                     ajeno o el propio
                     hasta que iba saliendo lo que tú no querías.

                     Pero como era fácil coger el barro
                     en casa empecé a dibujar retratos (de Víctor
                     del tío Ho –que se rompió al vaciarlo–
                     del Che –que hasta ahora
     no me convence pero insisto– retratos (por ellos
     ingresé a la Escuela) retratos morenos
     por la fuerza del barro.
      Ya no he vuelto
     a la Escuela. Jamás me interesaron
     sus títulos de escultor o de maestro. Sólo quería
     dibujar con barro los retratos que más quiero.

     En casa
     ahora sólo quiero 
                      un retrato. En sueños
                     sigo buscando sus ojos porque el barro no cede y los ojos
                     son todo el retrato.
               
                               En la Escuela
                     tal vez quieran este barro que hasta ahora no utilizo
                     como quiero (además del tiempo
                     del trabajo
                     estos versos del domingo)
                     pero mañana –si
                     no– vuelvo el barro a la vieja
                     tina de la Escuela donde es fácil
                     cogerlo para hacer reproducciones
                     de reproducciones griegas.
                       



No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA