viernes, 31 de agosto de 2012

Creación






Un Poema de Artidoro Velapatiño*



Perlaschallay


a

Es octubre y las lluvias no han cesado

                                                         y las balas tampoco.

Los cabitos acamparon a lo largo y ancho de Totorillas, y extienden

                                                                                 [sus dominios

por todos los rincones

y cantinas de Ayacucho.
En las noches cuentan aventuras:
                                                        Cabo Yucra proclama haberse comido
                                                        las mejores cholas, por tres noches
                                                        consecutivas.

Por las mañanas izan banderas. Cantan el Himno y Salmos al Señor,
                                                                          luego los ejercicios.
“Adiós pueblo de Ayacucho, Perlaschallay,
donde he padecido tanto, Perlaschallay”.
Se rasgan las guitarras y en los cantos se recuerdan nuestros muertos
                                                                                     [frescos aún
como los duraznos. Es octubre y de las lunas, la de octubre
es la mejor.
                                               Túpac Amaru, sin sombrero, o con él
                                               (cuestión de dudas entre 7 sabios)
                                               cubre carteles de la reforma.
Y en Ayacucho no se olvida
                                               que fueron cuatro los caballos que desgarraron
                                                                                                     [el cuerpo,
que son 4 y algo más numerosos,
                                               mucho más numerosos
                                               los muertos entre junio
                                               [y la masacre.



                                                                                 b

Es noche
           las calles están silenciadas y los perros temen a traición
                                                                        [ser pateados.
Ya nadie está seguro de sus propios huesos. Los delatores
                                                 [andan sueltos y la educación
es ahora gratuita. Se espera el gran cambio de estructuras.
                                                                [Pero en Ayacucho
los maestros anudan al cuello mugrientas corbatas,
asfixian la tos entre polvo y tiza
beben té y ya no queda tiempo para hablar de los otros.
En las carpetas se aprende la aritmética y a contar cadáveres
y nuevos cancerberos. Los programas marchan, no os preocupéis,
                                                                                     [marchan.
“Ciertas malas voluntades, Perlaschallay
hacen que yo me retire, Perlaschallay”.
Es octubre y apenas un tiempo que hubo muertos
y asesinos. Es octubre en Ayacucho y las lluvias no han cesado.

                                                                                c

Los viejos cuentan historias de degollados colgados de un puente.
Aya
Cuchu.
Aya
Warcuna. Y de esto hace mucho.
                                                                          Mas los tiempos
                                              “Imallan novedad karukuna llaqtapi
                                                     ciertuchun gamonalkuna runata
                                                                                  [wañuchin”.
Comunidades industriales eligen fieles seguidores que no claudican
                                                                       [viejas costumbres.
Comunidades de Indios cuentan entre sus muertos: ovejas, perros
                                                                                    [y gallinas
y también niños. Pequeñitos cadáveres que no jugarán más al borde
                                                                             [de las acequias.
“Paqarinmi ripukusaq, Perlaschallay
tutam, tutam pasakusaq, Perlaschallay”.
                                              Preparan la partida entre el canto del gallo
                                              y la última estrella: la del alba.
                                              Marchan buscando mejores tiempos y mejores
                                              Tierras.
“Causaspayqa kutimusaq, Perlaschallay
wañuspayqa manañacha, Perlaschallay”.

                                                                                   d

                                                                                              “Canta, guitarra, canta,
                                                                                              no te acobardes en la puerta”.
Es octubre y las lluvias van a cesar.
                   Cantarán los ríos. Fue entre octubre y diciembre
Que pasaron brazos dispuestos a quemar amos y señores.
                   Fueron pocos. Acuérdate.
Muchos los siguieron y ya no serán más
Los que en noches tristes se recuerden.
                                                                                               “Canta, guitarra, canta,
                                                                                               no te acobardes…”
En Ayacucho se cantan amores y también penas.
                                                  En Ayacucho se aprende a cantar a la vida
                                                  y al combate.



*Artidoro Velapatiño es miembro del Grupo Intelectual Primero de Mayo. El poema Perlaschallay pertenece a su segundo poemario: De Entre los Muertos, (Lima, 1973). Además ha publicado los poemarios: A Tiempo Completo Lima, 1972); Comandante Che Guevara, Presente (Tacna, 1974), Al Otro Lado del Camino (Tacna, 1976), entre otros. (Comité de Redacción).








No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA