sábado, 1 de julio de 2017

Internacionales


Respuesta al Comunicado de Intelectuales Contra el Proceso Bolivariano de Venezuela

¿Quién acusará a los acusadores?

¡Con la revolución bolivariana por siempre!




BAJO LA FÓRMULA IMPLÍCITA DEL “YO ACUSO” unas horas antes de la reunión de la OEA en la que se discutiría nuevamente la intervención en Venezuela, más de una centena de intelectuales y académicos latinoamericanos, europeos y norteamericanos, firmaron recientemente una solicitada titulada “Llamado internacional urgente a detener la escalada de violencia en Venezuela”. Dicha solicitada constituye toda una declaración de principios de su posición respecto a la coyuntura bolivariana, elaborando diagnósticos, atribuyendo responsabilidades, y prescribiendo una salida a la crisis que tiene lugar en el país caribeño.

No ofenderemos la inteligencia ni la moral de los suscribientes (algunos verdaderas “vacas sagradas” del mundo académico crítico) poniendo en tela de juicio su compromiso político o sus competencias interpretativas. Asumiremos cada afirmación de la solicitada como lo que es, como una tesis errónea sobre el acontecer del proceso bolivariano de Venezuela. Y como tal, la someteremos a análisis, dando cuenta de que también los acusadores pueden y deben ser acusados. También los intelectuales, además de pontificar desde las encumbradas alturas de las academias, deberán dar cuenta de sus aciertos y sus errores en este dramático impasse continental, que bien podrá significar la clausura conservadora de un ciclo político ascendente, o bien el remanso previo a una eventual segunda oleada progresista y de izquierda en la región. Una derrota de las clases populares latinoamericanas no dejará de salpicar a los intelectuales en su prescindencia orgánica, en su incapacidad pedagógica, o en sus desinteligencias a la hora de calibrar juicios certeros.

El concepto de “guerra de cuarta generación” o de “guerra de baja intensidad”, es mucho más que una hipérbole para señalar la intensidad de una coyuntura específica. Es, más bien, la descripción de toda una estrategia insurreccional del imperialismo norteamericano para roer la joya más dura de la corona: la porfía de una revolución venezolana que, como ha hecho la cubana, viene a ofender nuevamente las aspiraciones virreinales de Estados Unidos respecto de su patio trasero. Más aún si consideramos la vital importancia económica y geopolítica de Venezuela para la reciente administración republicana de Donald Trump. Demostrada está la capacidad venezolana de religar a las experiencias progresistas y de izquierda y de tensionarlas hacia los límites de lo posible con una audaz política de integración latinoamericana, así como su control soberano sobre importantes recursos estratégicos tan caros a los proyectos de desarrollo de los países centrales como el petróleo o la biodiversidad. Sólo Venezuela, partera de este nuevo ciclo histórico, puede, con su caída, sellar su clausura irremediable. Así lo ha entendido Estados Unidos, más no así, pareciera, algunos de nuestros más prestigiados académicos.

Venezuela parece encontrarse en el preciso y doloroso tránsito entre dos de las etapas analizadas por Antonio Gramsci en sus análisis de situación y correlaciones de fuerza (es decir, en el análisis del grado de organización, autoconciencia y homogeneidad alcanzados por grupos sociales antagónicos). Hace tiempo que Venezuela se desplazó eficazmente de un momento meramente económico-corporativo hacia un momento político, con la formación de una identidad popular común al conjunto de las clases populares (el chavismo) y con su confrontación global con las clases dominantes. El fallido golpe de estado de 2002, el desbaratado paro petrolero, y la asunción de un socialismo para el siglo XXI señalan este derrotero. Ahora bien, este momento político sostenido hasta el 2013, y su consiguiente empate hegemónico entre bloques sociales, comenzó a desmoronarse con la muerte de Hugo Chávez Frías y se consumó con el cierre del cerco internacional tras la derrota electoral del kirchnerismo en Argentina y con el golpe institucional a Dilma Rousseff en Brasil. El tercer momento analizado por Antonio Gramsci, el inevitable momento político-militar al que nos estamos precipitando, fue, paradójicamente, alcanzado no sólo por la radicalización endógena del chavismo, como por la reacción envalentonada de una derecha local y trasnacional dispuesta al más descarnado de los revanchismos.

Ahora bien, analizar este momento político-militar en ciernes, implica considerar que las guarimbas de la oposición, el asesinato de referentes chavistas en el campo y en la ciudad, la infiltración incesante de paramilitares colombianos, la formación de milicias bolivarianas, el fortalecimiento de la unión cívico-militar y el patrullaje militar de las costas venezolanas por las potencias emergentes, son mucho más que testimonio de la desbordada pasión caribeña. Son, en cambio, síntomas de toda una etapa que amerita categorías de análisis específicas, para entender la radicalización militarista del imperialismo norteamericano en su largo pero irrefrenable declive global. En nuestra opinión, ignorar la dimensión de este proceso lleva a análisis superficiales que intuyen derivas autoritarias, presuntos autogolpes, o militarizaciones ociosas de la clase política de los gobiernos latinoamericanos. Siempre bajo la óptica de intelectuales propensos a describir “déficit” de democracia por estas latitudes, siempre con la vara de concepciones eurocéntricas y pretendidamente universales sobre lo que ha de ser lo democrático.

Por supuesto que hay un proceso de militarización y una escalada de violencia, pero lejos de ser el resultado de factores internos, esta militarización es permanentemente inducida por la agresión imperialista en todos sus niveles (diplomático, político, económico, militar, mediático, financiero). ¿O debemos enumerar acaso los golpes de estado en Honduras, Paraguay y Brasil que anteceden la presente arremetida? De nada valen las groseras teorías de los dos demonios para analizar las causas de la violencia venezolana: ¿o qué significa entonces el “origen complejo y compartido de la violencia” señalado por la solicitada? ¿O la identificación, aparentemente simétrica, de “extremistas” de derecha y totalitarios de izquierda, que redunda al finalizar el texto en el señalamiento de un único e inaudito responsable de la violencia: ¡el estado y el gobierno bolivariano! ¡Justo quienes insisten en una estrategia de paz!¿Qué deberían haber hecho, según estos intelectuales, Fidel Castro y los revolucionarios cubanos ante la invasión de Playa Girón? ¿Sentarse a parlamentar con diplomáticos inexistentes mientras las bombas atronaban en Bahía de Cochinos? ¿Enfrentar con papeletas electorales los fusiles de los mercenarios? ¿Peticionar cautamente ante la OEA?

El más elemental de los análisis críticos ha de ser capaz de separar la paja del trigo, de distinguir la violencia fundante y la mera violencia reactiva de las clases y los gobiernos populares, y de entender, como Antonio Gramsci, que no hay resolución pacífica o democrática (en el sentido estrictamente liberal del término) a la lucha de clases. Tarde o temprano las clases dominantes, en su impotencia electoral, acudirán a golpes blandos comandados por las corporaciones judiciales o mediáticas, y cuando también estos se muestren inútiles, harán sonar nuevamente la hora de la espada.

Por eso, la pretendida mirada “más allá de la polarización”, ese vano intento de otear una realidad límpida tras las nieblas de una lucha política sin cuartel, se demuestra imposible. Se trata, nuevamente con Gramsci, de “tomar partido”, lo que no significa apoyar enceguecidamente a un proceso político o a su conducción eventual, sino de elegir el campo desde el que se enuncian las críticas y desde el que se cumplen las tareas específicas de la praxis intelectual. El intelectual “orgánico” no es un modelo de intelectual de izquierda, sino el único en sentido estricto: es decir, aquel que reflexiona en conjunto, codo a codo, sin la mediación de pedestales odiosos, con los sujetos populares organizados. No deja de resultar sugestivo que una solicitada firmada por académicos de tan alto nivel prescinda de las más elementales categorías de análisis del arsenal político crítico, dando por tierra con el intento de fundar una caracterización certera sobre el proceso bolivariano. Ni clases sociales, ni dependencia estructural, ni tampoco el imperialismo, aparecen siquiera mencionados en la solicitada, mientras éstas son herramientas que cualquier comunero o comunera venezolana hace tiempo que ha incorporado a su vocabulario político, en lo que constituye otra faceta de un proceso de democratización (y de socialización del poder) bien radical. 

Creemos encontrar en la solicitada, en cambio, una fetichización notable de la democracia en sus formatos liberales. Porque, ¿desde qué otra concepción de la democracia es posible juzgar como antidemocrático a un proceso que combate a una Asamblea Legislativa en desacato por juramentar a diputados elegidos de manera fraudulenta, y que ha intentado, sin tener atribuciones constitucionales para ello, destituir cuatro veces al Presidente Maduro, lo que sin duda constituyen intentos de golpe de Estado, pero que, sin embargo, la sostiene plenamente en funciones?¿Desde dónde se intuye una deriva antidemocrática en un proceso que aún moviliza activamente a cientos de miles de personas y que sostiene y amplía elementos democráticos cualitativos como las Comunas y los Consejos Comunales? ¿Dónde están los elementos autoritarios de un gobierno que responde a la agresión institucional y a la violencia callejera con la más protagónica de las respuestas, es decir, con una convocatoria re-constituyente que relance hacia adelante la radicalidad de un proceso largamente estancado por el asedio externo y los errores internos?

Volver a historizar a la democracia, escindir el ideal de sus imperfectas realizaciones institucionales, desfetichizar sus elementos formales y comprender sus nuevas modalidades emergentes, resulta imprescindible para no caer presa de una valoración liberal-republicana y en suma, colonial, sobre qué es lo democrático. Es más, creemos que ni siquiera desde una visión liberal consecuente es posible criticar al proceso bolivariano que, como ningún otro proyecto, supo tomar, profundizar y radicalizar la democracia liberal formal con mecanismos consultivos, plebiscitarios y revocatorios absolutamente inéditos. No hay democracia a secas, democracia pura, democracia al margen de la historia y de las determinaciones clasistas, nacionales, étnicas y sexo-genéricas de la lucha política. Hay, o habrá democracia de los trabajadores, los campesinos, los pobres, los indígenas, los afrodescendientes, los estudiantes, los migrantes, los jubilados, las mujeres. Y ésta solo se conquistará cuando los intereses de las clases populares se impongan: si será por las buenas o por las malas, por métodos consuetudinarios o violentos, por vía electoral o a través de una dolorosa guerra civil, lo decidirán como siempre, los que tienen todo que perder, pero también todo que ganar en Venezuela y en el conjunto de Nuestra América.



ADHESIONES

ALEMANIA:
§  Rainer Schlittgen, Profesor Emérito. Universidad de Hamburgo
§  Michael Ramminger, Institut für Theologie und Politik, Münster
§  Andrej Palacko. Reportero fotográfico - Periodista Independiente
§  Ricarda Schlittgen, Berlin

ARGENTINA:
§  Adolfo Pérez Esquivel. Premio Nobel de la Paz
§  Stella Calloni, periodista
§  Atilio Borón, politólogo y sociólogo. Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2012
§  Alicia Castro, ex embajadora argentina en la República Bolivariana de Venezuela y ante el Reino Unido
§  Lautaro Rivara, poeta y sociólogo
§  Verónica Grondona Olmi, economista argentina, asesora del grupo GUE /NGL, la izquierda en el Parlamento Europeo
§  Telma Luzzani, periodista y escritora
§  Claudio Katz, profesor de la Universidad de Buenos Aires e investigador del CONICET
§  Julio Gambina, Fundación de investigaciones sociales y políticas, Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA).
§  Néstor Kohan, Escritor. Docente de Universidad de Buenos Aires
§  Jorge Beinstein, Profesor Emérito de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina
§  Paula Klachko. Lic. en Sociología UBA. Dra. en Historia UNLP. Prof. UNDAV-UNPAZ
§  Manuel Bertoldi - Patria Grande Argentina
§  Carlos Aznárez, periodista, editor de Resumen Latinoamericano
§  Santiago Liaudat, docente investigador. Universidad Nacional de la Plata.
§  Gabriel Impaglione, poeta, dirige la revista literaria Isla Negra. Argentina-Italia.
§  Fernando Vicente Prieto, periodista.
§  Aldo Casas, antropólogo, revista Herramienta.
§  Guillermo Cieza, escritor, militante popular.
§  Nora Ciapponi, FPDS-Corriente Nacional
§  Sebastián Salgado, Periodista
§  Fernando Stratta, docente e investigador UNLA
§  Silvina M. Romano, Investigadora del IEALC, UBA
§  Miguel Mazzeo, escritor, profesor UBA y UNLa
§  Fernando Bossi, periodista, director Portal Alba
§  Horacio Cerutti, filósofo
§  Martín Ogando, docente e investigador de la Universidad de Buenos Aires
§  Teodoro Pablo Lecman, Poeta, Profesor y Doctor en Psicología UNBA.
§  Gabo Sequeira. Trovador. Argentina
§  José Seoane. Profesor e investigador de la Facultad de Ciencias Sociales – UBA. Grupo de Estudios sobre América Latina y el Caribe - GEAL
§  Roberto Elisalde. RIOSAL/CTA-A
§  Jorge Cardelli,   Sec. de Cultura de La Cta Autónoma
§  Patricia Machado  Usina Cultural Del Sur
§  Sergio Nicanoff, Historiador Docente Uba
§  Fernando Bargas. Emancipación Sur - CABA
§  Mariano Féliz, investigador, profesor universitario
§  Vìctor Ego Ducrot. Fac. de Periodismo y Comunicación Social. Univ. Nacional de La Plata.
§  Esteban Diotallevi, Periodista, editor
§  Horacio López, Ensayista, escritor
§  Dante Ramaglia. Docente Universitario. Investigador.
§  Clara A. Jalif, Prof. Consulta UNCUYO / CONICET Mendoza.
§  Jorge Sanmartino, UBA-IEALC 
§  Paula Belloni, LESET, CECS
§  Alicia Naveda, Doctorado en Ciencias Sociales Universidad Nacional de San Juan
§  Eduardo Lucita, EDI
§  Dra. Susana Murillo,  Investigadora UBA.
§  Fernando Stratta, docente e investigador UNLA.
§  Beatriz Rajland Prof Facultad de Derecho. UBA, Investigadora en el FISyP, Buenos Aires.
§  Daniel Campione, Prof de Teoría del Estado. UBA. Investigadora en el FISyP, Buenos Aires.
§  Eduardo Schmidt. Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas (FISyP), Buenos Aires,
§  Federico Nacif
§  Hebe Livio
§  Sergio Zeta, Contrahegemoníaweb
§  Fernando Cardozo - Relaciones Internacionales, Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma.
§  Gonzalo Armúa, Secretaría Operativa ALBA Movimientos
§  ALBA Movimientos- Articulación continental de Movimientos Sociales hacia el ALBA
§  ATTAC Argentina
§  Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social - Buenos Aires
§  MULCS Buenos Aires
§  Movimiento Proyecto Popular
§  Escuela de formación política José Carlos Mariátegui
§  José Steinsleger. Periodista
§  COMUNA (Colectiva en Movimiento por una Universidad Nuestramericana) Frente Popular Darío Santillán - Corriente Nacional.
§  CECS. Centro de Estudios para el Cambio Social

AUSTRALIA:
§  Federico Fuentes, periodista.
§  Australian Solidarity with Latin America (Solidaridad Australiana con América Latina, ASLA), Brisbane
§  Australia Venezuela Solidarity Network (Red de Solidaridad Australia-Venezuela, AVSN)
§  Chile Solidarity Campaign (Campaña de Solidaridad con Chile), Melbourne
§  Colombia Demand Justice Campaign (Campaña Colombia Reclama Justicia)
§  Committee for Human Rights in Chile (Comité por los Derechos Humanos en Chile), Sydney
§  Committee for Human Rights in Guatemala (Comité por los Derechos Humanos en Guatemala), Sydney
§  Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) Committee, Sydney
§  LatinAmerica Social Forum (Foro Social Latinoamericano), Sydney
§  Latin American Solidarity Network (Red de Solidaridad Latinoamericano, LASNET)
§  Grupo Mapuche Mawida, Sydney
§  Mapuche Aboriginal Solidarity for Indigenous Land (MASIL, Solidaridad Mapuche Aborigine por las Tierras Indígenas), Melbourne
§  Mapuche Australia Solidarity (Solidaridad Mapuche Australia)
§  United for Colombia (Unidos por Colombia)
§  Australia Cuba Friendship Society (Sociedad de Amistad Australia-Cuba), Western Australia
§  Venezuela Solidarity Campaign (Campaña Solidaridad con Venezuela, Melbourne)
§  Eulalia Reyes de Whitney, Profesora
§  Myriam Raquel Machaín - Sydney -Australia

BÉLGICA:
§  Michel Collon. Escritor y periodista. Coordinador de Investig’action
§  Alex Anfruns. Periodista, articulista de Investig’Action

BOLIVIA:
§  Gisela López, Ministra de Comunicación
§  Juan Ramón Quintana, ex Ministro de la Presidencia y actual Embajador de Bolivia en Cuba
§  Hugo Móldiz. Abogado, periodista y experto en relaciones internacionales
§  Katu Arkonada. Escritor y politólogo.
§  Jorge Mansilla Torres
§  Rebeca Peralta Mariñelarena, México-Bolivia. 
§  Luis López - Artista Pintor 
§  Sebastián López, crítico de cine
§  Rudy López - analista político
§  Cris González- diplomática y comunicadora 
§  Hugo Moldiz  - Coordinador del Capítulo Boliviano de la Red En Defensa de la Humanidad.
§  Nahir González- diplomática y artista
§  Luisa López Orellana- analista política, socióloga
§  Javier Larraín- Editor, Historiador 
§  Alfredo Chuquimia- Diagramador, Arquitecto
§  Patricia Guilarte- diplomática, periodista
§  Jordán Rodríguez- Editor, periodista
§  Tony González- artista
§  Gonzalo Gosalvez, Profesor de economía política,  Bolivia
§  Roxana Marlen Vaca Uriona, Red de Economía Política Crítica, Bolivia

BRASIL:
§  Frei Betto, Escritor
§  Emir Sader, Sociólogo y Politólogo. Escritor.
§  Joao Pedro Stedile. MST
§  Theotonio dos Santos. Sociólogo, Politólogo, Economista. Escritor.
§  Monica Bruckmann, socióloga, científica política y prof. Univ. Federal de Río de Janeiro
§  Luiz Bernardo Pericás, Professor de Historia Contemporánea da Universidade de São Paulo (USP), Ganhador do Prêmio Ezequiel Martínez Estrada, Casa de las Américas, Cuba, 2014.
§  Anita Leocadia Prestes, historiadora y profesora universitaria.
§  Fernando Morais, periodista y escritor.
§  Carlos Alberto Almeida, periodista
§  Marcelo Díaz Carcanholo, Universidad Federal Fluminense, Presidente de la Sociedad de Economía Política de Brasil (SEP).
§  Marilia  Guimaraes. Coordinadora REDH - Brasil
§  Jandira Feghalli. Diputada Federal
§  Lindeberg Farías. Senador
§  María Claudia Badán Ribeiro. Investigadora. Dra en Hist. Social. (IHEAL/Unicamp)​​
§  Gabriel E. Vitullo. Dr en Ccia Política, prof. Universidad Federal do Rio Grande do Norte
§  Sirio López. Velasco, Filósofo. Escritor.
§  Carlos Eduardo Martins– UFRJ
§  Roberto Ponciano - CUT e PT Brasil.
§  Paola Estrada, ALBA Movimientos Brasil
§  Humberto Farías, Sec. Nacional / MPA
§  Maria Luiza Franco Busse- Jornalista, Brasil
§  André Takahashi - Sociólogo e militante brasileiro
§  Vanessa Martina Silva, jornalista
§  Carlos Eugênio Paz, Escritor, músico, ex-militante da Ação Libertadora Nacional , ALN.
§  Niemeyer Almeida Filho, Universidad Federal de Uberlandia, Directivo de SEPLA, Brasil
§  Lincoln de Abreu Penna. Historiador e professor universitário
§  Flávio Miranda - Professor da UFRRJ. Brasil
§  Prof. Daniel Rodrigues, GEPMARX/UFPE,  Recife. Brasil
§  Joana A. Coutinho,  UFMA/MA, Brasil
§  Paulo Nakatani, Universidad Federal de Victoria, Brasil
§  Luiz Eduardo Simões de Souza, Universidade federal do Maranhão,  Brasil.
§  Henrique Amorim, economista, Brasil
§  Celi Taffarel, economista, Brasil
§  Luiz Jorge Pessoa de Mendonça, economista, Brasil
§  Milton Pinheiro, Universidade do Estado da Bahia, Brasil
§  Sammer Siman, Universidad Federal de Espíritu Santo, Brasil
§  Jacques de Novion - Departamento de Estudos Latino-americanos, Universidade de Brasília
§  Aurelio Fernandes. Professor de História. Centro Ruy Mauro Marini - CRM
§  Flavio Aguiar, escritor y periodista
§  Elder Andrade de Paula
§  Alexis Benavides
§  José Reinaldo Carvalho
§  Elizabeth Carvalho
§  Acácia Cristina Reis de Andrade, brasileira, Cirurgiã-dentista
 
CANADÁ:
§  Michael A. Lebowitz, Professor Emeritus of Economics, Simon Fraser University
§  Arnold August, autor y periodista, miembro de la Red en Defensa de la Humanidad (Canadá)
§  James Cockcroft Autor, escritor, poeta, Red en Defensa de la Humanidad
§  Katharine Beeman, poeta, Montreal, Quebec
§  Claude Morin, historiador, Université de Montréal, Canadá
§  José Castro Pozo, escritor, periodista
§  Renée Castro Pozo, Editora, profesora, feminista socialista
§  Richard Fidler
§  Jean-Pierre Daubois, Montréal, sindicalista
§  Susan Stiut, Canadá
§  Migdáleder Mazuera. Teóloga.
§  William K. Carroll, Professor of Sociology, University of Victoria.
§  Ruth San Martin, Socióloga, Toronto.

CHILE:
§  Marta Harnecker, Escritora. Premio Libertador al Pensamiento Crítico, 2013.
§  Manuel Cabieses, Periodista, Editor
§  Orlando Caputo
§  Francisca Cabieses, periodista, editora
§  Lidia Baltra Montaner, Periodista
§  Francisco Villa, Músico, trovador
§  Oscar Saavedra, poeta
§  Ximena de la Barra, Arquitecto, Cientista Social Chileno/Española.
§  Javier Larraín Parada. Profesor de historia y geografía. Director revista "Correo del Alba"
§  Esteban Silva. Sociólogo, Presidente Fundación Constituyente XXI
§  Jaime Svart,  poeta  chileno  residente  en Atenas, Grecia. Magister  en Literatura  Hispanoamericana  de la Universidad   de Santiago de Chile 
§  Rafael Agacino, Chile
§  Graciela Galarce 

COLOMBIA:
§  Piedad Córdoba, Luchadora Social
§  Fernando Rendón, poeta, Premio Nobel Alternativo. Directos festival de Poesía de Medellín
§  Hernando Calvo Ospina. Periodista y Articulista
§  Diego Otero PRADA, Rector Uniciencia
§  Francisco Ramírez Cuéllar, Abogado defensor de Derechos Humanos y Laborales
§  Aida Julieta Quiñones Torres, Facultad de Comunicación, Pontificia Universidad Javeriana
§  Gustavo Pinzón - Conacoms, Núcleo Colombia
§  Gabriel Jaime Franco, poeta
§  Gloria Chvatal, pintora
§  Jairo Guzmán, poeta
§  Edgar Montañez, cineasta
§  Álvaro Marín, poeta
§  Winston Porras, pintor
§  Zabier Hernández, académico
§  Wilfrido Jiménez, músico
§  Rafael Quiroz, pintor
§  Beatriz Ortega, comunicadora audiovisual
§  Sofía de la Hoz, periodista
§  Sergio Serrano - Fotógrafo
§  María Fernanda Sañudo, Profesora Universidad Javeriana
§  Abimael Castro, periodista
§  David Palmer, poeta, escritor y reportero Colombo-Canadiense. Primer Secretario de Tareas del Observatorio Internacional de la Diáspora (OID) con sede en Nueva York.
§  José Francisco Puello-Socarrás,  ESAP
§  Bernardo Parra Restrepo
§  Berbabé Andrade
§  Rafael Contreras, pintor-escritor colombo-venezolano

COSTA RICA:
§  Ronald Bonill Carvajal, poeta, Costa Rica
§  Margarita Guido. Psicóloga y Educadora
§  Xiomara Esquivel Vargas. Actriz y Productora de Artes Escénicas
 
CUBA
§  Roberto Fernández Retamar, Escritor. Presidente de Casa de las Américas
§  Omar González, poeta, escritor
§  Casa de las Américas
§  Isabel Monal, Filósofa, escritora.
§  Aurelio Alonso. Sociólogo y escritor. Subdirector Revista Casa de las Américas.
§  Fernando Martínez Heredia. Filósofo y ensayista. Premio Nacional de Ciencias Sociales.
§  Eloísa Xóchitl Le Riverend Morales.  Investigadora, traductora
§  Enrique Ubieta Gómez, ensayista y periodista (Cuba)
§  Omar González, escritor y periodista. Coordinador REDH-Cuba.
§  Waldo Leyva, escritor, periodista y poeta.
§  Vicente Feliú, trovador,
§  Gloria Teresita  Almaguer González, Socióloga, Docente Universidad de La Habana, 
§  Graziella Pogolotti. Escritora.
§  Raúl Suarez- Pastor emérito de la Iglesia Bautista Ebenezer de Marianao y Director Fundador del Centro Memorial Martin Luther King (Cuba).
§  Ariana López. Integrante de la REDH-Cuba
§  Joel Suarez- Coordinador Ejecutivo Centro Memorial Martin Luther King (Cuba)
§  Alpidio Alonso-Grau, poeta, director de la revista de poesía Amnios
§  Camila Piñeiro Harnecker - Universidad de La Habana, Cuba
§  Gilberto Valdés Gutiérrez, Investigador del Instituto de Filosofía, Cuba
§  Alberto Pérez Lara, Investigador del Instituto de Filosofía, Cuba
§  Yohanka León del Río, Investigadora del Instituto de Filosofía, Cuba
§  Georgina Alfonso Gonzales, Directora del Instituto de Filosofía, Cuba
§  Felix Valdés García, Investigador del Instituto de Filosofía, Cuba
§  Alcides Garcia Carrazana-  Secretario de comunicación ALBA Movimientos-  Centro Memorial Martin Luther King (Cuba).
§  Jesús Pastor García Brigos, Investigador Titular, Instituto de Filosofía
§  Nevalis Quintana Fernández, Actor y Poeta,
§  Esteban Morales, investigador,  Cuba
§  Damodar Peña Pentón, Mgr.Ccias de la Educ Médica, Esc Latinoamericana de Medicina
§  Fabio Grobart Sunshine
§  Lohania Aruca, historiadora y miembro UPEC
§  Michael Vázquez Montes de Oca, ensayista e investigador
§  Rebeca Mujica.

ECUADOR:
§  María Augusta Calle. Periodista y política. Diputada a la Asamblea Nacional.
§  Osvaldo León, Periodista. Director de la Agencia Latinoamericana de Información (ALAI)
§  Irene León. Socióloga y comunicadora. Directora de FEDAEPS.
§  Antonio Salamanca, Profesor Quito
§  Francisco Peralta - Conacoms, Núcleo Ecuador
§  Organización Bulla Zurda

EL SALVADOR:
§  Nidia Díaz. Política y dirigente salvadoreña. Diputada. Fundadora del FMLN.
§  Carlos Molina Velásquez, docente de filosofía, Univ. Centroamericana José Simeón Cañas.
§  Héctor Iván Castro Castaneda, Movimiento Ciudadano 5+
§  Ángel María Ibarra Turcios, académico y activista ambiental, Viceministro de Medio Ambiente.
§  Luis Alvarenga, poeta salvadoreño. Profesor Univ. Centroamericana José Simeón Cañas.
§  Cecilio García. Biólogo. Profesor Universitario Jubilado

EGIPTO:
§  Samir Amin. Economista egipcio. Escritor. Especializado en temas del Tercer Mundo


ESPAÑA:
§  Carlos Fernández Liria. Filósofo, escritor, profesor de filosofía. Ganador del Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2010.
§  Ángeles Diez Rodríguez, Dra. Ciencias Políticas y Sociología, profesora de la Universidad Complutense de Madrid
§   Salvador López Arnal, profesor y colaborador de Rebelión.org
§  Constantino Bértolo. Editor, crítico y ensayista
§   Belén Gopegui. Novelista y guionista
§  Ángel De La Cruz Bermejo, Profesor / Periodista, Madrid
§  Alejandro Andreassi Cieri, Profesor (jubilado) Universitat Autónoma de Barcelona
§  José Luis Martín Ramos, historiador, Barcelona,
§  Manuel Martínez Llaneza. Profesor Titular Universidad Politécnica de Madrid
§  Joaquín Miras Albarrán. Presidente de Espai Marx
§  Antonio Francisco Ordóñez, Jurista (Barcelona)
§  Higinio Polo, profesor y escritor. Barcelona.
§  María Remedios García Albert (Madrid, España)
§  Manuel Pardo de Donlebún Montesino, Militar en la Reserva, miembro del Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN.
§  Samir Delgado, poeta, Islas Canarias
§  Arantxa Tirado. Politóloga latinoamericanista e internacionalista.
§  Sara Rosenberg - Escritora - (Miembro del Foro contra la guerra imperialista y la OTAN)
§  Eduardo Hernández Fernández, Arquitecto
§  José Juan Bartolomé Pina, Economista
§  Pedro López López, Profesor Titular de la Universidad Complutense de Madrid. Sociólogo, activista de derechos humanos
§  Blanca Lagunilla Suquía, Funcionaria del INSS, jubilada.
§  Ricardo García Pérez. Traductor
§  Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN

ESTADOS UNIDOS:
§  Ramón Grosfoguel, Universidad de California 
§  James Petras, escritor, articulista
§  James Counts Early. Former Director Cultural Heritage Policy Smithsonian Institution Center for Folklife and Cultural Heritage; Consultant Statecraft Heritage Policy, African Diaspora;
§  Cynthia McKinney. Congresista afroamericana. Activista de los derechos civiles.
§  Padre Luis Barrios, Ph.D., John Jay College of Criminal Justice, USA
§  Dario Azzellini, Murphy Institute, CUNY, New York, USA
§  John Catalinotto, profesor de matemática jubilado, EEUU
§  Sara Flounders, co-director, Centro de Acción Internacional, EEUU
§  Berta Joubert-Ceci, editor, Workers World-MundoObrero, EEUU
§  William I. Robinson, Profesor de Sociología. Universidad de California en Santa Bárbara
§  Jack Hirschman, Revolutionary Poets Brigade, Estados Unidos
§  Agneta Falk, Revolutionary Poets Brigade, Estados Unidos
§  Carlos Rafael Dieguez. Director de Hermes América
§  Jo Anne Engelbert , profesora emérita, Montclair State University
§  Izvara Kleinhempel Predmore, ethnomusicologist, United States
§  Michael P Predmore, Professor emeritus of modern Hispanic literature, Stanford University, United States
§  Robin Hahnel, Professor Emeritus American University Washington DC, Tepolla, Co-Director Economics for Equity and the Environment
§  Sid Shniad, Trade Union researcher.
§  Merle Ratner, Marxist activist

FRANCIA
§  Ignacio Ramonet, Periodista, escritor
§  Thierry Meyssan, Francia
§  Alfredo Gómez Müller. Filósofo, Escritor, Profesor Universidad de Tours
§  Luis Dapelo, Traductor, crítico literario.

GUATEMALA:
§  Simona Yagenova, Socióloga, Analista política, equipo coordinador REDH-Guatemala
§  Mario Sosa, antropólogo.
§  Marcelo Colussi, Psicólogo.
§  Carlos Maldonado. Colectivo La Gotera.
§  Sandino Asturias, Politólogo y coordinador del Centro de Estudios de Guatemala.
§  Rafael Cuevas Molina. Escritor y pintor, profesor universitario.
§  Ilka Oliva Corado, escritora y porta guatemalteca en Estados Unidos
§  Kajkoj Maximo Ba Tiul, maya poqomchi, antropólogo, escritor, investigador, profesor.
§  Factor Méndez Doninelli. Abogado, académico y defensor de los DDHH. 
§  Silvia Solórzano, medica, feminista

HAITÍ:
§  Camille Chalmers. Directeur Exécutif de la Plate-forme haïtienne de Plaidoyerpour un DéveloppementAlternatif (PAPDA)

INGLATERRA:
§  Alfredo Saad Filho, SOAS, University of London.

ITALIA:
§  Domenico Losurdo, Filósofo, escritor, professor emérito de la Universidad de Urbino
§  Gianni Minà, giornalista, Roma
§  Alessandra Riccio, Docente universitaria, Napoli
§  Marco Consolo. Escritor, ensayista. integrante del Partido de la Refundación Comunista
§  Giovanna Mulas, escritora, Italia
§  Gennaro Carotenuto, historiador, escritor, profesor universitario, Nápoles
§  Maurizio De Giovanni, scrittore, Napoli
§  Christian Raimo, scrittore, Roma
§  Michela Mercuri, docente SIOI, Milano
§  Giorgio Trucchi, periodista, Italia/Nicaragua
§  Michela Mercuri, docente SIOI, Milano
§  Marinella Correggia, periodista, autora entre otros de los libros El presidente de la paz (sobre Hugo Chávez, 2015), y L'Alba dell'avvenire (sobre el ALBA, 2007), ecopacifista.
§  Geraldina Colotti, periodista y escritora, Italia
§  Eleonora Forenza. Diputada europea "L'altra Europa” per Tsipras
§  Ferruccio Brugnaro, Poeta. Italia
§  Comitato Bolivariano "La Madrugada" - Firenze, Italia
§  Ferruccio Brugnaro, poeta, Italia

MÉXICO:
§  Pablo González Casanova, profesor emérito y ex-Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México
§  Raúl Vera López, obispo de Saltillo, México
§  Víctor Flores Olea. Escritor, ensayista, analista político
§  Fernando Buen Abad. Filósofo de la Comunicación. Instituto de Cultura y Comunicación / Universidad Nacional de Lanús. Argentina.
§  Ana Esther Ceceña. Economista. Docente UNAM. Coordina el Observatorio Latinoamericano de Geopolítica.
§  Luis Hernández Navarro. Escritor y periodista. Coordinador de Opinión de La Jornada
§  Gilberto López y Rivas, Antropólogo. Profesor UNAM. Articulista de La Jormada.
§  Alicia Castellanos Guerrero, Profesora Investigadora de la UAM-Iztapalapa
§  Nayar López Castellanos. Politólogo, latinoamericanista, docente investigador de la UNAM. 
§  Angel Guerra. Periodista, profesor en Casa Lamm, latinoamericanista, articulista de La Jornada.
§  Héctor Díaz Polanco. Ensayista, antropólogo, sociólogo, historiador. Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2015.
§  Jorge Veraza. Economista. Dr. en Estudios Latinoamericanos, Escritor, Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2011.
§  Carlos Fazio. Politólogo y periodista. Colaborador de La Jonada y del Semanario Brecha
§  John Saxe-Fernández, Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, UNAM. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNAM.
§  Darío Salinas, Sociólogo. Investigador en la Universidad Iberoamericana, México.
§  Miguel Ángel Adame Cerón. Profesor-Investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, INAH-SC México.
§  Walter Martínez, ensayista, analista político
§  Edmundo del Pozo Martínez.  Maestro en Derecho por la UNAM.
§  Margarita Favela Gavia, Socióloga y politóloga. Profesora de la UNAM
§  Enrique González Ruiz. Ex Rector Univ. de Guerrero. Defensor de los DDHH, fundador del Frente Nac Contra la Represión (FNCR) e impulsor del Frente de Abogados Democráticos
§  Miguel Socolovsky, Investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM
§  Diana Tovar, Conacoms, Núcleo México
§  Óscar González, Profesor-Investigador de tiempo completo dela UACM, México.
§  José Miguel Candia (UNAM - México)
§  Fernando Sánchez Martínez. Biólogo, Prof. Investigador del Centro INAH, Morelos
§  Tatiana Coll socióloga, profesora-investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional y de la UNAM, articulista del periódico La Jornada.
§  Ismael Hernández Lujano. Filósofo y sindicalista
§  Sammuel Sosa, Profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Siciales de la UNAM. 
§  Guillermo Fernández Ampié,  docente, Universidad Nacional Autónoma de México
§  Polo Castellanos. Muralista, México
§  Argelia Guerrero Renteria, bailarina, maestra y periodista
§  Ana María Rivadeo, Filósofa, Universidad Nacional Autónoma de México
§  Enrique Rajchenberg, historiador, UNAM, México
§  Samuel Cielo Canales, Profesor-Investigador, UACM, México 
§  Adrián Sotelo Valencia, Sociólogo, Profesor-Investigador UNAM, México
§  Verónica López, latinoamericanista, Profesora-Investigadora UNAM, México 
§  Pastor Ricárdez, Grupo Tacuba, México
§  Georgette Kuri, Latinoamericanista, UNAM, México
§  Marco Velázquez, Profesor-Investigador, UACM, México
§  Laura Nieto, latinoamericanista, UNAM, México
Raúl Romero Gallardo, sociólogo, UNAM, México
§  César Navarro Gallegos, profesor investigador Instituto Mora y UNAM;
§  Maciel Silva profesora UNAM; 
§  Angélica García González, profesora Universidad Pedagógica;
§  Maribel Flores estudiante-investigadora Instituto Mora;
§  Pavel Navarro investigador INHA;
§  ALfonso Lozano consejero académico UPN.
§  Josefina Morales, IIEc-UNAM, Secretaria General de SEPLA, México
§  Germán Sánchez Daza, Universidad Autónoma de Puebla, México
§  Jaime Ornelas Delgado, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México.
§  Jaime Estay, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México.
§  Dacsina Peto Vonduben, Profesora Facultad de economía UNAM, México
§  Rubén Matías García, doctorante del Programa de Posgrado en Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional Autónoma de México
§  Luis Arizmendi, Economía Política, UNAM, México
§  Víctor Rodríguez Padilla, Posgrado de la Facultad de Ingeniería, Universidad Nacional Autónoma de México
§  Alejandro Álvarez, UNAM, México
§  Arturo Guillén, Universidad Autónoma Metropolitana, México
§  Alejandro César López Bolaños, UNAM, México
§  Pedro Hernández Morales Sección 9 CNTE
§  Mylai Burgos Matamoros. Académica y Jurista, Universidad Autónoma de la Ciudad de México.
§  Ictzel Maldonado, latinoamericanista, UNAM, México
§  Efraín León Hernández. UNAM
§  David Herrera Santana- Facultad de Filosofía y Letras UNAM
§  Leticia Gutiérrez
§  Gabriela Hernández
§  Carmen Mendoza
§  Norberto Pérez
§  Alfonso Anaya
§  Hildelisa Preciado
§  Dalia Ruiz
§  María Elena López.
§  Lourdes del Villar
§  Ángeles González,
§  Elizabeth Alejandre
§  Rosa Barranco
§  Bertha Vallejo
§  Leonor Aída Concha
§  Guadalupe Abdó
§  Graciela Tapia
§  María Elena Ramírez
§  Cristina Steffen
§  Maricarmen Montes
§  Claudia Sandoval
§  Carlos Prigollini
§  José Miguel Candia.
§  Catalina Eibenschutz  Profesor Distinguido Uam-X, Mexico
§  Xadeni Méndez Márquez
§  María Rosa Márquez
§  Jorge Méndez Spinola
§  Rosa María Cabrera Lotfe
§  Sindicato de Trabajadores de Radio Educación, México
§  Mujeres para el Diálogo. México
§  Comité Monseñor Romero, México
§  Movimiento de Solidaridad Nuestra América. México.
§  Servicio Internacional de Solidaridad con los pueblos de América Latina SICSAL/México.

NICARAGUA:
§  Miguel d'Escoto Brockmann, presidente capítulo nicaragüense de la REDH. Presidente  Asamblea General de la ONU 2008-2009.
§  Aldo Diaz Lacayo, Vicepresidente cap. nicaragüense de la REDH, Historiador, ex Diplomático 
§  Sofía M. Clark, politóloga, Capitulo nicaragüense de la REDH
§  Giorgio Trucchi, periodista, Italia/Nicaragua
§  Manuel Moncada Fonseca, historiador nicaragüense

PANAMÁ:
§  Silvestre Díaz, Secretario de Organización del Frente Amplio por la Democracia (FAD) y Director del Centro de Investigación y Docencia de Panamá (CIDPA)
§  Nils Castro. Cientista social, educador, político y periodista
§  Marco A. Gandásegui, hijo, Profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del CELA
§  Olmedo Beluche, Ensayista, periodista, sociólogo, politólogo y profesor universitario.

PARAGUAY:
§  Gustavo Codas, economista
§  Ricardo Flecha, Trovador.
§  Techi Cusmanich, Arquitecta.
§  Marielle Palau, socióloga, Asunción-Paraguay
§  Lila Molinier, SEPPY, Directivo de SEPLA, Paraguay
§  Sarah Zevaco, Sociedad de Economía Política del Paraguay, SEPPY
§  Antonella LevySforza, SEPPY, Paraguay 
§  Aníbal Amado, Sociedad de Economía Política del Paraguay

PERÚ:
§  Arturo Corcuera. Premio de poesía Casa de las Américas.
§  Héctor Béjar Rivera. Premio de ensayo Casa de las Américas.
§  Hildebrando Pérez Grande. Premio de poesía Casa de las Américas.
§  Winston Orrillo. Premio Nacional de Cultura del Perú
§  Reynaldo Naranjo. Premio Nacional de Poesía.
§  Juan Cristóbal. Premio Nacional de Poesía.
§  José Luis Ayala. Poeta.
§  Delfina Paredes. Actriz nacional.
§  Pilar Roca. Cineasta.
§  Federico García. Cineasta.
§  Rosina Valcárcel. Poeta. Escritora. Colectivo Macondo. Lima, Perú
§  Ana María Intili. Poeta.
§  Marcela Pérez Silva. Cantautora.
§  Margot Palomino. Cantautora.
§  Fanny Palacios Izquierdo. Pintora.
§  Bruno Portuguez. Pintor.
§  Gustavo Espinoza. Periodista.
§  Manuel Robles. Periodista.
§  Vicente Otta. Sociólogo.
§  Eduardo Arroyo. Sociólogo.
§  Julio Dagnino. Periodista.
§  Milciades Ruiz. Periodista.
§  Alaín Elías. Escritor.
§  Carlos Ostolaza. Pintor.
§  Feliciano Atoche. Arquitecto
§  Rodolfo Moreno. Poeta.
§  Denis Merino. Periodista.

PUERTO RICO:
§  Danny Rivera. Artista, cantor   
§  Francisco Torres, secretario de organización Movimiento Nacionalista Revolucionario de Puerto Rico 
§  Elma Beatriz Rosado, Independentista puertorriqueña, viuda de Filiberto Ojeda.
§  José Rivera Rivera, Portavoz Frente Socialista de Puerto Rico

SUDÁFRICA:
§  Patrick Bond, Professor of Political Economy, University of the Witwatersrand, Johannesburg

SENEGAL:
§  Thierno Diop, filósofo marxista y profesor de la Universidad Cheik Anta Diop. Coordinador REDH-Senegal.

SUECIA:
§  Luciano Alzaga, periodista, Suecia

TÚNEZ:
§  Rashid Sherif, Siquiatra, Miembro del Frente Popular

URUGUAY:
§  Daniel Viglietti. Cantautor
§  Antonio Elías, Universidad de la República, Vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA).
§  Ruben Elías, Ingeniero Agrónomo, REDIU – SEPLA Uruguay
§  Yamandú Acosta. Filósofo, escritor
§  Ignacio Martínez, Escritor
§  Esteban Pérez, ex diputado nacional.
§  Ruben Montedónico, periodista
§  Rosario Piedra Cueva
§  Roberto Villanueva
§  Gabriel Carbajales
§   

VENEZUELA:
§  Luis Britto García, Escritor. Ensayista, Dramaturgo, Guionista.
§  Maryclen Stelling. Socióloga, Analista Política
§  Iraida Vargas-Arenas. Investigadora Nacional Emérita. Premio Nacional de Cultura. Mención Especial de Premio Nacional de Ciencia. Premio Libertadoras y Libertadores de Venezuela. 
§  Mario Sanoja Obediente - Investigador Nacional Emérito. Premio Nacional de Cultura. Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia de Venezuela.
§  Carmen Bohórquez, Filósofa. Historiadora. Coordinadora General Red En Defensa de la Humanidad. Premio Nacional de Cultura.
§  Julio Escalona, Economista, Ex Embajador deVenezuela en la ONU, Articulista
§  Giovanna Proaño Moreno - Consejo Nacional de Comunicadores Socialistas
§  José Pérez, Poeta, narrador, profesor universitario jubilado.
§  Sergio Arria, Antropólogo, Centro Universitario para la Información y la Comunicación Sean MacBride/UNla – Idelcoop
§  José Antonio Varela, Cineasta
§  Farruco Sesto, Arquitecto y Poeta
§  Pedro Calzadilla, Historiador. Director del Centro Nacional de Historia (CNH).
§  Iván Padilla, Periodista. Editor de Todos Adentro
§  Jean Araud, Ingeniero aeronáutico, Comunicador Social
§  Yadira Córdova, Odontóloga, Profesora universitaria
§  Francisco Pérez, Profesor universitario
§  Iván Oliver Rugeles, periodista,
§  Raúl Grioni, Arquitecto
§  Edgar Alberto González Marín. Cónsul General de Venezuela en Río de Janeiro
§  Alexander Torres Iriarte. Historiador. Profesor e Investigador del CNH
§  Néstor Francia, Comunicador Social
§  Orietta Caponi, Diplomática, Venezuela
§  Juan Miguel Díaz Ferrer, Venezuela
§  José Romero Losacco, Centro de Transformaciones Sociales, Ciencia y Conocimiento, Laboratorio de Estudios Decoloniales y Geopolíticas de los Conocimientos, IVIC.
§  Jhonny Balza. Diplomático. Docente universitario
§  Orángel Rivas, Escuela Venezolana de Planificación, Directivo de SEPLA, Venezuela
§  José Félix Rivas Alvarado, economista, Venezuela
§  Juan Carlos Loyo, Economista, Profesor/Investigador de la Universidad Bolivariana de Venezuela
§  Humberto Rojas D., Militante de la Economía Social, Venezuela
§  Melisa Maytín Marquez, Economista-planificadora, Venezuela
§  Xavier Sarabia Mariche, Escritor, Crítico de Cine
§  Liliane Blaser, Documentalista y Docente. COTRAIN
§  Judith Valencia, Economista, Profesora UCV
§  Christiane Valles, Antropóloga, lectora,  escritora.
§  Giulio Santosuosso, Escritor, Editor
§  Luis Edgar Páez, Editor
§  Norberto Bacher. Escritor y militante internacionalista argentino-venezolano.
§  Marietta Toro Zuluaga, Equipo de Relaciones Internacionales, Movimiento Político y Social Marcha Patriótica 
§  Gerardo Antonio Fonseca Martìnez, Economista
§  Daniel Sánchez, coordinador de la escuela de formación popular para el desarrollo del Estado Comunal. Concejal Bolivariano de Valencia. Estado Carabobo. Venezuela
§  Marx José Gómez Liendo, Sociólogo, Laboratorio de Ecología Política del IVIC
§  Marianicer Figueroa Agreda Psicologa. Docente e Investigadora Universitaria. Centro Internacional Miranda. Activista Colectivo Comunalizar Conocimiento
§  Maria Magdalena Zambrano, ingeniera
§  Anahi Arizmendi. Frente Bicentenario de Mujeres 200.
§  Jacquelin Jiménez. Educadora popular. Centro de Investigación y educación popular 13 de abril. Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús.


 SIGUEN LLEGANDO FIRMAS


La Derecha Acelera el Tiempo del Golpe de Estado en Venezuela

Marco Teruggi

LA DERECHA ACELERA EL TIEMPO, APRIETA CADA UNA de las variables, intenta el quiebre de la correlación de fuerzas, el Golpe de Estado. Lo anunciaron: tienen el mes de junio y julio para lograr el objetivo. Han declarado que, amparados en el artículo 350 de la Constitución, desconocen al Gobierno, no reconocen el llamado a la Asamblea Nacional Constituyente, y se organizarán para impedir que tengan lugares las elecciones de los constituyentes el 30 de julio.

La traducción de estas palabras ha sido un aumento del choque de poderes estatales a través de la Fiscal General y la Asamblea Nacional, intentos sin demasiado éxito desde la Organización de Estados Americanos (OEA), la presión comunicacional, la agudización de los ataques sobre la economía, y una profundización de la violencia, el terror callejero y el ataque sobre los cuerpos de seguridad del Estado, en particular la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Ese escenario violento es el que ha cobrado elementos novedosos en las últimas semanas. Tiene como características el ataque sistemático a la base militar de La Carlota en Caracas, con el fin de desmoralizar y quebrar la FANB, la cercanía al Palacio de Miraflores de algunos focos de violencia, y el regreso de los escenarios de destrozos de ciudades, como ocurrió en este inicio de semana en Maracay y localidades cercanas, donde fueron destrozados más de 40 establecimientos, desde comercios privados hasta instituciones públicos. Un esquema similar al que ya se había desplegado en más de diez localidades del país durante las semanas anteriores.

El nuevo punto de inflexión llegó el día martes: el ataque desde un helicóptero, robado en la base aérea de La Carlota, al Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Justicia, con quince disparos, y al Tribunal Supremo de Justicia, con cuatro granadas -de origen colombiano y fabricación israelí- de las cuales una no estalló. Tan solo a unas cuadras de Miraflores, en el centro político de Venezuela.

El hecho generó impacto simbólico tanto para las filas de la derecha como para el chavismo: en el primer caso, acompañado de oleadas de rumores en redes sociales, para generar la sensación de cercanía con el objetivo final, de poder propio, de que finalmente la FANB se sumó al llamado al Golpe de Estado. En el caso del chavismo impactó tanto por la frontalidad del acto, como por la certeza definitiva –si alguno dudaba todavía- de que se está ante un intento de Golpe que se encuentra en horas decisivas.

***

La derecha posee fuerza suficiente para someter al terror a localidades durante varios días seguidos, asaltar cuarteles militares y policiales, desatar un odio político y de clase que hace del linchamiento a chavistas una práctica recurrente, mantener movilizaciones casi diarias con un número relativamente estable, generar escenarios que pueden transformarse en destrozos y saqueos casi-generales, incursionar a través de grupos delictivos en barrios populares para armar barricadas, atacar con granada desde un helicóptero instituciones del Estado, quebrar algunos cuadros del chavismo -como la fiscal general- para pasarlos a su lado, asesinar personas y lograr hacer creer a una parte de la población que fueron matados por el chavismo.

Todo eso puede y, en el transcurso de los días, veremos qué más. No tiene sin embargo los dos elementos sin los cuales no parece en condiciones de lograr el Golpe: las barriadas populares movilizadas tras su llamado, y la fractura de la FANB. La apuesta central, sobre la cual trabajan con más fuerza hoy, es la de lograr esa fractura, tanto en la FANB como en otros sectores del gobierno. Lo necesitan para romper el empate violento que se vive desde hace meses. Por eso suben el nivel de violencia, la focalización de los ataques a los cuerpos de seguridad, el terror como método de control social.

En cuanto al apoyo norteamericano ya está en marcha a través de la presión internacional, el financiamiento a la derecha, directamente a los partidos o indirectamente a través de ONG que encauzan ese dinero para mantener la presión callejera, el entrenamiento de las células paramilitares. La intervención ya existe por debajo de la mesa. ¿Tomará otra forma?

***

La derecha acelera el tiempo y tiene a su vez una desesperación evidente. Destroza, mata, impacta, y no logra su objetivo final. Accede a objetivos intermedios, como es someter a localidades enteras a la violencia, descomponer vínculos sociales, legitimar la persecución -que tiene planificada en su proyecto de ser gobierno- contra el chavismo en todos sus niveles. Con el paso de estos meses el país cambia, asimila de manera invisible los golpes, el odio, el miedo, la desconfianza, elementos que necesita la derecha para intentar su plan de reseteo violento del país.

Por último, es necesario rescatar el otro factor, omnipresente e invisible, que permea debates y preocupaciones del día a día, las posibilidades de resistencia o quiebre: la economía. En estas semanas la situación ha empeorado con la subida de los precios, del dólar ilegal -que es el que marca los precios- de la dificultad siempre igual de acceder a productos vitales como son los fármacos. Este ataque no es casual, es parte de la presión que busca asfixiar, no dejar punto de escape a una población.

La realidad popular venezolana retrocede en varios avances que había logrado. Eso genera condiciones propicias para el plan de saqueos y despolitización que impulsa la derecha. Revertir esa tendencia es el desafío que no logra resolver la dirección del chavismo. Ahí está su nudo más crítico, el debate irresuelto.

Son días y semanas definitorias. Lo sucedido esta semana son pasos en la escalada de violencia de la derecha, de acciones armadas encabezadas por paramilitares, bandas delictivas asociadas a dirigentes de derecha, zonas oscuras de cuerpos de seguridad. Habrá más, y más muertos, porque ese es su plan, el ahora o nunca que empuja al país a su desencuentro, su violencia psíquica y física, su presión para que cedan y se abran las puertas de la revancha histórica que tanto desean las clases dominantes venezolanas, latinoamericanas y estadounidenses.

Venezuela está ante su hora crítica. Cada día es clave.


Declaración del Gobierno Revolucionario de Cuba


EL 16 DE JUNIO DE 2017, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en un discurso cargado de una retórica hostil, que rememoró los tiempos de la confrontación abierta con nuestro país, pronunciado en un teatro de Miami, anunció la política de su gobierno hacia Cuba que revierte avances alcanzados en los dos últimos años, después que el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro Ruz y Barack Obama dieran a conocer la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas e iniciar un proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales.

En lo que constituye un retroceso en las relaciones entre los dos países, Trump pronunció un discurso y firmó en el propio acto una directiva de política denominada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”disponiendo la eliminación de los intercambios educacionales “pueblo a pueblo” a título individual y una mayor fiscalización de los viajeros estadounidenses a Cuba, así como la prohibición de las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías norteamericanas con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad, todo ello con el pretendido objetivo de privarnos de ingresos. El mandatario estadounidense justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, condicionando su levantamiento, así como cualquier mejoría en las relaciones bilaterales, a que nuestro país realice cambios inherentes a su ordenamiento constitucional.

Trump derogó asimismo la Directiva Presidencial de Política “Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, emitida por el presidente Obama el 14 de octubre de 2016, la cual aunque no ocultaba el carácter injerencista de la política estadounidense, ni el objetivo de hacer avanzar sus intereses en la consecución de cambios en el orden económico, político y social de nuestro país, había reconocido la independencia, la soberanía y la autodeterminación de Cuba y al gobierno cubano como un interlocutor legítimo e igual, así como los beneficios que reportaría a ambos países y pueblos una relación de convivencia civilizada dentro de las grandes diferencias que existen entre los dos gobiernos. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado.

Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962, que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países, concitando el rechazo internacional.

Las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba.

A su vez, restringen aún más el derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar nuestro país, ya limitado por la obligación de usar licencias discriminatorias, en momentos en que el Congreso de los Estados Unidos, como reflejo del sentir de amplios sectores de esa sociedad, reclama no solo que se ponga fin a la prohibición de viajar, sino también que se eliminen las restricciones al comercio con Cuba.

Los anuncios del presidente Trump contradicen el apoyo mayoritario de la opinión pública estadounidense, incluyendo el de la emigración cubana en ese país, al levantamiento total del bloqueo y a las relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos.

En su lugar, el Presidente estadounidense, otra vez mal asesorado, toma decisiones que favorecen los intereses políticos de una minoría extremista de origen cubano del estado de Florida, que por motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo, por ejercer el derecho legítimo y soberano de ser libre y haber tomado las riendas de su propio destino.
Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.

El Gobierno de Cuba denuncia las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo, que están destinadas a fracasar como se ha demostrado repetidamente en el pasado, y que no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas.

El Gobierno de Cuba rechaza la manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos. El pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales, y exhibe logros de los que se siente orgulloso y que son una quimera para muchos países del mundo, incluyendo a los propios Estados Unidos, como el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, el salario igual por trabajo igual, los derechos de los niños, y el derecho a la alimentación, la paz y al desarrollo. Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones. Tenemos serias preocupaciones por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde hay numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, en particular contra la población afroamericana; se viola el derecho a la vida como resultado de las muertes por armas de fuego; se explota el trabajo infantil y existen graves manifestaciones de discriminación racial; se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud, que dejarían a 23 millones de personas sin seguro médico; existe la desigualdad salarial entre hombres y mujeres; se margina a emigrantes y refugiados, en particular los procedentes de países islámicos; se pretende levantar muros que denigran a vecinos; y se abandonan los compromisos internacionales para preservar el medio ambiente y enfrentar el cambio climático.

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente.

Recordamos que Cuba es Estado Parte de 44 instrumentos internacionales sobre los derechos humanos, mientras que los Estados Unidos lo es solo de 18, por lo que tenemos mucho que mostrar, opinar, y defender.

Al confirmar la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas, Cuba y los Estados Unidos ratificaron la intención de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basados en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. En su Declaración, emitida el 1 de julio de 2015, el Gobierno Revolucionario de Cuba reafirmó que “estas relaciones deberán cimentarse en el respeto absoluto a nuestra independencia y soberanía; el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia de ninguna forma; y la igualdad soberana y la reciprocidad, que constituyen principios irrenunciables del Derecho Internacional”, tal como refrendó la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en su II Cumbre, en La Habana. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.

El Gobierno de Cuba reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de los Estados Unidos. En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.
Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o emplean-do métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.

Los cambios que sean necesarios en Cuba, como los realizados desde 1959 y los que estamos acometiendo ahora como parte del proceso de actualización de nuestro modelo económico y social, los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano.

Como hemos hecho desde el triunfo del 1ro. de enero de 1959, asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.

La Habana, 16 de junio de 2017.



EEUU. Proyectos Subversivos Contra el Gobierno Cubano (I): Minorías y Grupos Raciales Como Pretexto


Alberto Acevedo


NUEVAS EVIDENCIAS, EN MANOS DE LA REDACCIÓN de este semanario, dan cuenta de la estrecha relación entre agencias de inteligencia norteamericanas y la dirigencia de grupos afrodescendientes y LGBTI, en la confección de planes contrarrevolucionarios para desestabilizar al gobierno cubano.

El Buró de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo, DRL, una organización de mampara del Departamento de Estado de los Estados Unidos, DOS,  y otras agencias asociadas, como el IRI, la NED y la USAID, financian la ejecución de proyectos subversivos contra Cuba Socialista, haciendo énfasis en la formación de líderes dentro de la contrarrevolución cubana, particularmente de un grupo de activistas vinculados a organizaciones que se asocian con sectores afrodescendientes y a la comunidad LGTI.

Este nexo se desprende de la lectura de un dossier de documentos a los que tuvo acceso la redacción de VOZ y que confirman denuncias hechas anteriormente este año, que muestran a Colombia como uno de los escenarios preferidos del plan de operaciones contrarrevolucionarias contra la isla caribeña.

En el caso de Colombia, se han utilizado como sedes, las ciudades de Cartagena, Cali y Bogotá, en el marco de ‘encuentros de trabajo’ con ‘anfitriones’ colombianos, que se han reunido en los hoteles Tequendama y Regatta, entre otros.

Pero también se ha extendido el escenario de estas actividades desestabilizadoras a países como Costa Rica y Trinidad y Tobago. La intención es desacreditar a Cuba ante la comunidad internacional, particularmente  en escenarios de organismos multilaterales en los que con frecuencia Cuba presenta regularmente informes de gestión gubernamental, utilizando para ello supuestas “investigaciones”, realizadas por contrarrevolucionarios cubanos, para dañar la imagen de la isla como país respetuoso de los derechos humanos, de las libertades ciudadanas y de la más amplia democracia.

Hablan de pluralidad

Asegurado este paso, vendría una nueva etapa, consistente en la formación de “partidos políticos” diversos, vale decir, la intentona por darle una base social a la contrarrevolución, y argumentar ante el mundo, que se violan los derechos humanos, que no se permite la actividad de otros partidos políticos, que no hay democracia en Cuba, que crece el número de ‘presos políticos’, es decir, todo un cuadro de ausencia de derechos que justificaría derrocar al gobierno, es decir, retrotraer el proyecto socialista en construcción y devolverle los antiguos privilegios a una burguesía parasitaria que, como ya no tiene casi voceros supérstites, entregaría la nación a los representantes de la burguesía internacional, interesada en apropiarse de sus recursos naturales, del turismo e implantar el modelo neoliberal que tanto anhelan las fuerzas de derecha en el ámbito internacional.

Dinero a granel

Un paso inicial en esta trama diabólica, es la conformación de cursos de ‘capacitación’ en diversos países de América Latina, con especial incidencia en Colombia, dirigidos a la formación de los líderes que intervendrían en el eventual cambio de ‘régimen’ en Cuba.

Para garantizar esto, el Departamento de Estado dispone de generosos recursos que entrega a organizaciones no gubernamentales, algunas de ellas organismos de fachada de la contrarrevolución, otras, como en el caso de Colombia, que tienen alguna vinculación real, ya sea con comunidades afrodescendientes o de diversidad sexual, que tienen un trabajo interesante, algunas veces vinculado a organismos de derechos humanos, pero cuyos dirigentes -o los más representativos- fueron cooptados por el Departamento de Estado, a través de  jugosa financiación.

Beneficiario principal de esta ayuda, y ejecutor del plan conspirativo que busca el cambio de ‘régimen’ en Cuba, es la organización contrarrevolucionaria Comité de Ciudadanos por la Integración Racial, CIR, que dirige el cubano Juan Antonio Madrazo Luna. Esta organización ha realizado ya cuatro capacitaciones a miembros del CIR, curiosamente todas en Colombia, a través de su ‘contratista’, Caribe Afirmativo, que dirige Wilson Castañeda Castro y de Alfredo Bula, de su dirección ejecutiva.

Los enlaces de la trama

Lo irónico del caso, es que algunos representantes de las Naciones Unidas se han prestado a este juego contrarrevolucionario. Tal es el caso de Carmen Rosa Villa Quintana, representante regional para América Latina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Al lado de estos ‘cuadros’, trabajan personas como Angie Cruickshank Lamber, de la Asociación para el Desarrollo de las Mujeres Negras Costarricenses; Carlos Augusto Viáfara López, investigador de la Universidad del Valle, en Cali; Alexánder Pérez Álvarez, miembro de Caribe Afirmativo, y Pedro Cortés, representante del IREDH en Colombia.

Como enlace del Departamento de Estado en Cuba y en otros países del continente, figura Aimel Ríos Wong, director de la oficina en Cuba de la NED, quien mantiene una estrecha relación con Carlos Quesada. Este personaje a su vez, goza de un amplio círculo de relaciones dentro del Sistema de Naciones Unidas, particularmente con funcionarios de los órganos de tratados y procedimientos especiales de las Naciones Unidas, con sede en Ginebra.

Gracias a estos contactos se propició, por parte de las Naciones Unidas, un encuentro privado entre Carlos Quesada y María Fernández García, directora de Programas para América Latina y el Caribe del IRI, y otros contrarrevolucionarios cubanos, con el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre Protección al Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión, David Kaye.


Fuente: Resumen Latinoamericano del 28 de junio de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA