lunes, 1 de agosto de 2016

Economía

El “Sueño” de un Burgués Imperialista

César Risso

“Los hombres han sido siempre en política víctimas necias del engaño de los demás y del engaño propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a discernir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase.” (Lenin. Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo)




EN EL MENSAJE PRESIDENCIAL DE PPK, una de las frases más trilladas, que aparece como símbolo de la más extensa democracia es la “igualdad de oportunidades”. Conviene pues analizar brevemente su contenido.

        Se entiende por oportunidad la posibilidad de confrontarse con otros para acceder a algo, en este caso, a un puesto de trabajo, o a crear y dirigir su propio negocio, o a estudiar, o a una beca, etc.; y la igualdad de oportunidades, a esa misma posibilidad, pero sin que se vean impedidos por discriminación, o por alguna otra forma de desigualdad, a su realización.

        En esta expresión está implícita la competencia. Todos pueden competir por igual, sin que nadie quede excluido, para que por sus propios méritos puedan acceder a lo que se proponen. Pero también está implícita la posibilidad de quedar fuera por sus propios méritos, es decir, por no alcanzar a superar a los demás competidores.

“Con todo, tal vez la noción consensual de igualdad de oportunidades sea la proporcionada por el Banco Mundial en su reporte sobre equidad y desarrollo del 2006: ‘Igualdad para que cada cual pueda emprender en igualdad de condiciones la vida de su elección, pero procurando evitar privaciones extremas en resultados’.” (Javier Núñez. http://www.anuariocdh.uchile.cl/index.php/ADH/article/viewFile/13492/13760)

Dado que las relaciones sociales de producción vigentes son capitalistas, esto quiere decir que la burguesía seguirá teniendo el monopolio de la propiedad de los medios de producción, y que los trabajadores al poseer únicamente su fuerza de trabajo, seguirán dependiendo de los intereses de la burguesía para poder sobrevivir.

“La igualdad de oportunidades es un concepto vago y a veces se emplea con mucha soltura en el análisis de los fenómenos sociales más diversos. Esto lo convierte en un concepto también flexible, pero no por ello vacío de contenidos. En términos muy simples es una alternativa al concepto de igualdad de resultados. Es un reconocimiento de que hay diversidad de compromisos, esfuerzos y talentos que pueden producir resultados desiguales aun cuando los puntos de partida sean relativamente similares. La desigualdad así producida, en la medida que provenga de intercambios libres y voluntarios, no puede considerarse injusta, aun cuando las brechas de ingreso generadas nos parezcan significativas.” (Harald Beyer. http://www.anuariocdh.uchile.cl/index.php/ADH/article/viewFile/13492/13760)

Como se puede apreciar, la expresión “igualdad de oportunidades” encierra la desigualdad. De modo que esta expresión, que se nos presenta como la máxima exigencia que puede alcanzar el ser humano en su ejercicio de la igualdad, no basta para justificar la desigualdad, pues de lo que efectivamente trata, es de que la desigualdad existe por la negligencia de las propias personas, reduciendo el problema a un asunto personal, o al capricho de ciertos grupos, que se “obstinan en no esforzarse” para tener éxito.

        Con esto se desmarca al sistema capitalista, y con ello a la burguesía, como los responsables de la explotación y de la desigualdad. Desigualdad que tiene como fundamento el trabajo no remunerado que es la fuente de la plusvalía.

        Bien entendida, la igualdad de oportunidades encierra la desigualdad, debido a que significa la posibilidad de todos para acceder a un puesto de trabajo, lo cual en el sistema capitalista se da a través de la explotación. De modo que la “igualdad de oportunidades” es una invitación a dejarse explotar, haciendo aparecer esta explotación como el ejercicio de la igualdad.

“En el Bicentenario de nuestra independencia que será en exactamente cinco años mi deber es que podamos cumplir con los sueños de los fundadores de nuestra República. Sí a la paz, sí a la unión, no al enfrentamiento, no a la división.”

La paz, la unión, la armonía, son expresiones generales, que convocan a todos en su consecución. Pero, no puede haber unión entre los explotadores y los explotados, ni paz, ni armonía. Precisamente porque estas no existen entre las clases sociales (burguesía y proletariado) que se enfrentan en la sociedad capitalista, es que puede transformarse en un deseo. Para que este deseo, o sueño, se cumpla, es necesario eliminar al capitalismo.

“¿Y cuál es ese sueño que se convirtió en la promesa de la vida republicana? Libertad e independencia del poder foráneo para construir un país próspero bajo el imperio de la ley.”

Es el representante de la burguesía imperialista, y de sus organismos el Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, quien nos plantea la libertad y la independencia del poder foráneo. Pero lo verdaderamente importante, lo que demuestra que esta propuesta es precisamente un señuelo y un analgésico, es la forma en que se conseguirá esto. El crecimiento económico, es más que suficiente para revelar el verdadero sentido de la política general que se nos plantea, pues este crecimiento bajo el dominio del capitalismo, se puede dar únicamente con mayor inversión, con la extensión de la explotación a todos los trabajadores, y con la intensificación de la explotación de los trabajadores que ya están sometidos al dominio directo del capital.

        El dominio foráneo no es otra cosa que la explotación imperialista, la que se da a través del comercio exterior, con el intercambio desigual y el consiguiente trasvase de valor; con la inversión extranjera directa, para la explotación directa de los obreros asalariados; y con la deuda externa. Sin atacar las formas en las que se da el dominio foráneo sobre nuestro país, la independencia no es otra cosa que una frase, que tiene por finalidad alinear a toda la población alrededor del representante del imperialismo.

En sus afirmaciones más generosas, de mayor corte social y humano, brota constantemente lo que realmente se ha propuesto, hacer de la nación entera una usina, una gran fábrica productora de plusvalía. Propuesta que no nace de su cabeza, sino de los intereses del imperialismo.

“Pero ahora debemos dar un gran salto. Sólo con ese salto llegaremos a la modernidad que el Perú anhela un país justo para todos.”
“Quiero una REVOLUCION SOCIAL para mi país. Anhelo que en cinco años el Perú sea un país moderno, más justo, más equitativo y más solidario.”
“¿Qué significa ser un país moderno? Significa que las desigualdades entre los más pobres y lo más ricos deben resolverse levantando el ingreso de los más pobres.”

Cómo se tendrá acceso al agua y desagüe por parte de todos los peruanos. Pues, a través de la inversión privada, es decir, de la privatización de SEDAPAL.

“En el año 2021, año del Bicentenario, todos los peruanos deberán tener acceso a agua potable de calidad y a desagüe las 24 horas. Pero tengo que ser realista, los programas de inversión pública toman tiempo y creo que si lo hacemos en siete años eso ya será un gran logro. Invito a este Parlamento, al Perú entero, a que proclamemos una política de Estado para el saneamiento y la salud estén en todos los hogares del Perú.”

Por eso nos habla del costo, que es un sacrificio para lograr el bienestar; claro que el sacrificio al que se refiere es el de pasar al sector privado a las empresas públicas. Este beneficio se logrará también con los contratos de construcción, lo cual es un mensaje para las empresas constructoras para que se preparen para iniciar una formidable extracción de trabajo no remunerado.

“Sé lo que significa el costo, pero también sé lo que significa en bienestar, calidad de vida, impacto en la salud y ahorro en los bolsillos de los más pobres. El programa generará una tremenda actividad en construcción y en el mismo servicio, lo que generará centenares de miles de puestos de trabajo. Buscaremos las mejores alternativas tecnológicas dirigidas por el Estado, para llegar a todos y todas lo antes posible.”

Las discusiones ideológicas giran alrededor de las propuestas de las clases sociales en pugna. Dejarlas de lado significa asumir una de ellas. Evidentemente Kucsynski se refiere al abandono de la ideología del proletariado, y a asumir implícitamente la ideología de la burguesía. Propone que las clases trabajadoras no luchen por sus intereses históricos; pero además, es un reconocimiento abierto de que aquello de “nuestra raíz civilizatoria y cultural”, etc., no pasa de ser una frase más, y de lo que verdaderamente se trata es de explotar bajo la forma capitalista, como trabajadores asalariados a los representantes de  “nuestra raíz civilizatoria y cultural”. Para hacer acogedora su ideología burguesa, usa la forma expresiva “nuestra raíz civilizatoria y cultural”, como una envoltura para la explotación del trabajo bajo la forma asalariada.

“El país no tiene tiempo para discusiones ideológicas porque cinco años es un plazo corto para una tarea titánica que debe comprometer a todo peruano de bien.”
“Ser un país moderno significa ser un país sin discriminación. Seamos conscientes de que somos un país milenario y además cuna de civilización. 200 años de República y miles de años de historia. Y una parte de esta historia, nuestra raíz civilizatoria y cultural ha sido despreciada y marginada. Eso debe cambiar. Está cambiando, pero debe cambiar más rápido y más profundamente.”

Con la expresión “Sueño para mis hijos […] sueño para todos nuestros hijos, esta nación moderna de mil valles dentro de un solo país”, revela que lo que se propone es uniformizar bajo el sistema capitalista a toda la nación, pues ese es el sentido de modernidad, como sinónimo de capitalismo, que entiende cualquier representante del imperialismo.

A cada paso, en su discurso, PPK hace referencia a lo moderno y lo eficiente, y esto en su cabeza de burgués no es otra cosa que la actividad capitalista privada.

“Trabajaremos intensamente en salud pública porque sin salud no hay desarrollo posible. Queremos simplificar y hacer más eficiente los servicios de salud y lo haremos. Hoy están fragmentados, no queremos más colas en los hospitales y puestos de salud. Tendremos un Sistema Nacional de Salud moderno con acceso universal.”

        PPK ha ofrecido educación gratuita para todos los niños peruanos, pero en el resumen de sus propuestas afirma: “Prestar un servicio de educación pública de calidad, que abra el mundo a millones de jóvenes.” Es decir, que lo que ofrece en una parte lo borra en otra.

“En el año 2021, año del Bicentenario, todos los niños peruanos tendrán acceso gratuito a educación inicial, primaria y secundaria de calidad […]”

La educación nos libera de las fuerzas ciegas de la naturaleza, pues nos permite conocerlas y sobre esta base aprovecharlas en nuestro favor. Pero, en el campo de las ciencias sociales lo que se enseña es la ideología burguesa, que nos somete al dominio del capital. Por ello, lo de la educación liberadora es en realidad el trabajo ideológico de la burguesía para explotar a un pueblo voluntariamente sometido.

“Un pueblo educado no se equivoca. Un país de ciudadanos educados defiende sus libertades, tiene oportunidades, respeta al otro, busca la paz. Ante un joven educado, con calidad, se abren centenares de oportunidades, de muchos caminos. Ese es el escenario que busco. Que todos los niños y jóvenes entiendan lo que lean, que todos puedan alcanzar estándares internacionales en matemática, que hablen un idioma internacional científico, como, por ejemplo, el inglés, el chino, el alemán, el japonés, el francés, y que conozcan nuestra cultura milenaria y sus dos grandes idiomas, el quechua y el aymara.”

Destrabar los proyectos para la inversión privada significa el relajamiento de la legislación que controla estas inversiones, la disminución de los impuestos, y también, el acceso a mano de obra barata. Por ello, con seguridad, el ejecutivo propondrá formalizar a los trabajadores bajo un régimen de explotación que los prive de una serie de derechos laborales a cambio del acceso a un puesto de trabajo.

“Sin embargo, los proyectos, a veces están atascados en problemas burocráticos que debemos destrabar en los próximos seis meses, así como vamos a eliminar los múltiples obstáculos a la inversión privada, a la cual el Perú recibe y espera con brazos abiertos. Regulamos y exigimos el cumplimiento de toda norma ambiental y recogemos y respetamos la opinión de todos los ciudadanos respecto al impacto de un proyecto.”

Con relación al agro, al parecer su intención es la misma, ponerlo bajo el control directo de la explotación capitalista.

“En el año 2021, año del Bicentenario, el agro, el sector rural, donde está la mayor cantidad de pobres del Perú, se habrá transformado. El agro aporta las dos terceras partes de los alimentos que consumimos los peruanos y da empleo a un tercio de la fuerza laboral. Apoyar a los hombres y mujeres del campo significa llevar la verdadera justicia social a los más pobres del país.”

Lo más seguro es que se buscará desarticular las comunidades campesinas, para con ello convertirlas en monopolio del capital, y hacer uso de mano de obra formal.

Finalmente plantea algo que es parte de la economía ficción:

“Por eso me comprometo a que nadie que ha salido de la pobreza vuelva a ella. Eso es impensable. Nuestros programas sociales son importantes y van a continuar, pero necesitan mejoras y ampliación. Debemos, por consiguiente, implementar programas de desarrollo productivo para asegurarnos que ningún peruano o peruana vuelva atrás, a la pobreza que ya dejó.”

Las crisis económicas, que son parte consustancial del sistema capitalista, arrojan a la pobreza a cientos de miles de trabajadores. De modo que es imposible asegurar que nadie que haya salido de la pobreza vuelva a ella, más bien lo que se puede afirmar es que mientras esté vigente el sistema capitalista la pobreza estará presente, en mayor o menor magnitud según la etapa del ciclo económico, de auge y recesión, propio de este sistema.

“Queremos ser, ante el mundo, un país serio, un Estado con palabra, que tiene el mejor clima de negocios del continente y a donde todos quieran venir. Ya sea para invertir, construir, colaborar con nuestros programas sociales o revitalizar el turismo que puede ser, en muchos lugares del Perú, un motor para el desarrollo local.”

Es decir, con todas las seguridades que la burguesía imperialista requiere para poder extraer trabajo no remunerado de los trabajadores peruanos.


        Esta es la verdadera propuesta de PPK, representante del imperialismo en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA