viernes, 1 de julio de 2016

Filosofía

Método de Ascenso de lo Abstracto a lo Concreto

(Cuarta y Última Parte)



Mitrofan Alexeiev

D) Importancia del método ascensional

El procedimiento de ascenso de lo abstracto a lo concreto debe reproducir el objeto como un todo único y al mismo tiempo dialécticamente dividido.  Su tarea es recrear, en forma coherente, desde el punto de vista teórico, el sistema integral del objeto. Al ascender de lo abstracto a lo concreto pasamos de una categoría a otra, de la inferior a la superior, las extraemos una de otra. Se crea así un sistema integral de conceptos unidos entre sí. Dicho nexo tiene un carácter necesario, excluye cualquier casualidad, y más aun toda arbitrariedad. La armonía de la ciencia alcanzada por el método ascensional, su desarrollo “en el nexo interno le es inherente” [Marx. Contribución a la crítica de la economía política] (Engels), supera a la armonía y desarrollo de cualquier teoría deductiva. No hay en aquélla las repeticiones que a veces se encuentran en la última. Este es uno de los aspectos importantes en el método ascensional.

        El método de ascenso convierte a la ciencia a la cual se aplica en una teoría rigurosamente demostrativa, porque cada una de sus tesis, cada categoría, siempre se demuestra, se fundamenta. En El Capital, estructurado por el procedimiento ascensional, no hay una sola categoría que no haya sido fundamentada. Marx basa el doble carácter de la mercancía en la dualidad del trabajo; la forma particular del valor, en la forma individual; la forma universal, en la particular. Cabe destacar que la demostración específica del proceso ascensional se diferencia de la formal, enseñada por la lógica común [Sin embargo, esto no significa que la demostración formal nunca se aplique en el proceso del ascenso]. Es por su esencia una demostración genética. En la lógica formal todo se reduce a aportar argumentos a la tesis que se intenta demostrar, mientras que lo principal de la demostración por medio del ascenso consiste en deducir una categoría de otra. Como resultado de esta demostración se considera la identidad genética de las categorías, así como su diferencia, lo cual no existe ni puede existir en la demostración común, lógico-formal. Cuando Marx establece la necesidad de la aparición del dinero a partir de la mercancía, lo que se lleva a cabo en el desarrollo de las formas del valor, revela, no sólo la identidad de ambos, demostrando que el dinero es una mercancía, sino también su diferencia, al precisar que éste no es una mercancía común. Como el dinero se extrae de la mercancía, y ésta es el fundamento del dinero, en la demostración por el método ascensional se efectúa una fundamentación recíproca de tipo especial: la categoría precedente sirve de base a la siguiente, y esta última a la precedente. Y aquí no hay círculo vicioso alguno.

        Señalemos de paso que en el procedimiento de ascenso de lo abstracto a lo concreto se plantea en especial, no sólo el problema de la demostración, sino también el de la determinación. La determinación, en el sentido corriente de la lógica formal (como definición), pasa aquí a un segundo plano; lo principal es el desarrollo de la esencia misma del objeto. No es fortuito que en El Capital, estructurado por el método ascensional, casi no haya definiciones. Marx, por ejemplo, no define el dinero como mercancía que cumple el papel de equivalente universal, pero lo extrae de la mercancía, demostrando que una vez separado del mundo mercantil, junto con sus propiedades universales, también adquiere otras específicas. Esto no es casual, pues a Marx le interesa el desarrollo dialéctico del objeto, y la forma de la definición, por su propia naturaleza, no es apta para expresarlo.

        Como hemos señalado, por medio del ascenso de lo abstracto a lo concreto el investigador revela las contradicciones internas del objeto, explica cómo surgen, en qué formas existen y cómo se resuelven. Esta investigación es lo principal en el método ascensional, pues dilucida la fuente del desarrollo dialéctico y del cambio. Este es también uno de los significados del método. Por lo demás, no sólo se estudian las contradicciones, sino también su desarrollo, como ya lo hemos indicado. De este modo, en el pensamiento del investigador se reproduce el complejo y contradictorio sistema del objeto, y éste mismo aparece como un todo orgánico y vivo. La revelación del sistema de contradicciones permite llegar a la esencia profunda de los nexos y relaciones de las cosas, que es, en general, el objetivo principal del conocimiento.

        Señalemos aún otro significado del método de ascenso de lo abstracto a lo concreto.

        Lenin indica en sus Cuadernos filosóficos que Plejánov transformaba la identidad de los contrarios, idea esencial de la dialéctica, en una suma de ejemplos, y que no la exponía como ley del mundo material y del conocimiento. Se dedicaba más a ilustrar la identidad de los contrarios por medio de ejemplos, que a revelarla como ley general, la más universal del ser. Un error análogo cometen nuestros filósofos, en cuyas obras, no sólo la ley de la unidad y lucha de los contrarios, sino la dialéctica en su conjunto, aparece a veces como una colección de ejemplos, y no como un sistema de leyes a las que se subordina todo lo que existe y su conocimiento.

        Para evitar los errores que señala Lenin, es necesario sustituir la ilustración de las diversas tesis de la dialéctica por la representación sistemática de las leyes dialécticas, a las que el mismo objeto estudiado se subordina. La dialéctica será entonces un verdadero instrumento, un arma del conocimiento. Pero la mejor manera de alcanzar dicha representación sistemática consiste en utilizar el método de ascenso de lo abstracto a lo concreto, como bien lo confirma El Capital.

        El último punto en el que nos detendremos brevemente, es el que se refiere a la posibilidad de aplicar este procedimiento en otras ciencias.

        Hasta ahora el método ascensional, en su aspecto científico, sólo fue aplicado por Marx a la economía política, y no conocemos otro ejemplo en que se haya empleado. Debido a esta circunstancia hay quienes se preguntan si no será este un procedimiento específico de investigación de fenómenos históricamente transitorios, como lo es, por ejemplo, el capitalismo.

        Para resolver este punto debemos partir de las siguientes premisas. A cada ciencia corresponde un objeto de estudio, que es de carácter dialéctico. En cada ciencia se puede aplicar el método dialéctico, y ésta es la esencia, el alma del procedimiento ascensional. Cada ciencia deberá presentar su objeto, tarde o temprano, como un todo dialéctico complejo, y esto sólo se puede llevar a cabo por el método ascensional. De aquí no es difícil concluir que no hay, en principio, nada que haga imposible la aplicación del procedimiento ascensional en otras ciencias. Es inaceptable la idea de que esta es una forma específica de estudio de los fenómenos históricamente transitorios.

        Ya hemos mencionado que la significación universal del “ascenso” de lo abstracto a lo concreto fue indicada con claridad por Lenin en el trabajo Sobre la dialéctica. Después de señalar que en El Capital, Marx analiza primero la “célula” de la sociedad burguesa, o sea, lo más imple, ordinario, frecuente, el “comienzo” de todas las contradicciones del capitalismo, Lenin concluye: “Tal debe ser también el método de exposición (o estudio) de la dialéctica en general …” [Lenin, Obras completas, t. XXXVIII].

        No obstante, al destacar que el método ascensional es aplicable en principio a todas las ciencias, debemos indicar una vez más las premisas y condiciones de esta aplicación.

        Es necesario, ante todo, que el objeto que se investiga ya esté formado y haya alcanzado su completa madurez. Sólo entonces se revela la “célula”, el punto de partida del ascenso. Antes de aplicar el método hay que realizar una gran labor analítica, separando algunas de las categorías más generales del objeto, incluso el “núcleo”. Su utilización implica también que el investigador tenga una visión dialéctica del mundo y sepa valerse de ella como método de conocimiento; no nos referimos con esto a la premisa sobrentendida de que el científico domine su material de estudio.

        Únicamente teniendo en cuenta estas consideraciones puede aplicarse con éxito el método ascensional, no sólo para sistematizar el material, sino para descubrir en el objeto leyes nuevas, aún desconocidas.

        Hemos expuesto el contenido fundamental del método de ascenso de lo abstracto a lo concreto. Debemos pasar ahora, utilizando dicho procedimiento, a la realización de nuestro objetivo principal: revelar la dialéctica del concepto, el juicio y el razonamiento. Esto será una tentativa de aplicar el método de El Capital a una investigación lógica concreta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA